Es una receta de potaje que me pasó el excelente cocinero Fernando Naranjo, radicado en la localidad serrana gaditana de Bornos, y al que conocí por su participación en el concurso Chef Sierra. En esta ocasión, la he elaborado con habichuelas de Conil, que prácticamente están disponibles todo el año, aunque no son frescas como las de la receta, por lo que es necesario el remojo previo.

Es un potaje equilibrado y digestivo, y está indicado para los días de otoño en los que empiezan a bajar las temperaturas, como hoy por ejemplo.

Ingredientes para 4 personas: 250 g de habichuelas, 100 g de cebolla, 3 dientes de ajo, 80 g. de zanahorias, 1 pimiento verde, 1 tomate de pera pequeño, 1 cucharada de pimentón dulce de La Vera, chorizo y morcilla (no tenía morcilla y la sustituí por manteca colorá de la carnicería de Paco Melero, de Vejer), algo de comino, sal y a.o.v.e.

Elaboración: poner todo en crudo a cocer en agua con las habichuelas, dando un hervor de 10 minutos fuerte y cociendo aparte el chorizo en agua. Seguir cociendo a fuego medio y asustar un par de veces con agua fría, hasta que las habichuelas estén tiernas.

Sacar las verduras y triturar todas con el comino. Devolver el batido a las habichuelas, controlando el nivel de líquido que queda en la olla. Dar un pequeño hervor del potaje con el chorizo. Servir.

Ojo, si las habichuelas no son frescas, es necesario el remojo nocturno de 12 horas antes de ponernos a guisar.