Cuando se habla del maltrato animal todos nos acordamos de los animales que viven en tierra firme. Un grupo de organizaciones estadounidenses han decidido poner en marcha el Día del Respeto por los Peces, a celebrar el 1 de agosto, para concienciar a la población sobre la complicada situación que tienen los peces, considerados el grupo animal más maltratado del mundo, y del que nos acordamos poco. La iniciativa está dedicada a la industria alimentaria, pero también al sector de las mascotas, los laboratorios y la pesca deportiva, responsables de la muerte de millones de peces de una forma cruel e inhumana.

La campaña se está desarrollando gracias a 250 organizaciones animalistas de diferentes ámbitos, para denunciar ante todo que los peces están excluidos de las leyes de protección y bienestar animal, así como otras leyes de prevención contra la crueldad y tortura animal, etc. Se busca con esto proteger a los peces y ayudar a las organizaciones a incluir acciones en este sentido, contra su explotación.

El movimiento surge como respuesta a una orden ejecutiva del presidente Trump para desregular la industria pesquera, y aumentar las granjas de peces, algo que no beneficia al bienestar de los peces ni al medioambiente. El mandatario estadounidense ha estado desmontando el legado medioambiental de su antecesor, Barak Obama.

A través del llamado Respect for Fish Day, se intenta que los peces cuenten con los mismos derechos y beneficios que otros animales, en dónde la población humana tiene mucho que hacer. No se oponen a la pesca ni al pescado como alimento, sino a las malas prácticas de crianza, captura y sacrificio, así como su explotación, que pueden acabar con muchas especies marinas.

Y como ejemplo valgan las piscifactorías, con peces criados en condiciones limitadas de espacio y dónde pueden morir asfixiados. Todos sabemos que el pescado que viene de estos orígenes poco cuidadosos tiene además poca calidad nutricional.

Recuerda el artículo que nos ha servido como fuente, que en Europa se han desarrollado algunas acciones para mejorar en la medida de lo posible la legislación sobre el bienestar animal en relación con los peces y otros animales marinos. Por ejemplo, en Suiza y Reino Unido.

En fin, me parecer una buena iniciativa para llamar la atención sobre un animal que forma parte de nuestra dieta y que sin embargo está siendo maltratado en muchos países, en detrimento de nuestro medio ambiente y nuestra alimentación. No estaría mal que todos seamos conscientes de las prácticas que se llevan a cabo con el pescado, con la única intención de hacer negocio.