Aficionada a los platos fríos. Esta receta está a medio camino entre las papas aliñás de siempre y la macedonia de frutas. Todos los sabores que lleva son muy personales y agradables, y además, las patatas reciben perfectamente el efecto de la vinagreta. En cuanto a las aceitunas de mesa, ya están siempre presentes en nuestras comidas.

Ingredientes (4-6 personas): 4 kiwis verdes de Nueva Zelanda (sin duda son los mejores), 500 g. de patatas nuevas, 1 pepino grande, 1 cebolleta fresca, y aceitunas de mesa sevillanas (manzanillas deshuesadas) para adornar. Para la vinagreta: 6 aceitunas, el zumo de 2 limones, 60 g de aceite de oliva virgen extra, sal y eneldo.

Cocer las patatas en agua con sal durante veinte minutos, apagar y dejar 10 minutos de reposo con agua fría. Pelarlas y trocearlas tamaño bocado, disponiéndolas en una fuente.

Pelar y picar el pepino y los kiwis al tamaño de las patatas; y la cebolleta mucho más picada, añadir todo ello a las patatas.

Por último, preparar la vinagreta mezclando en una batidora las aceitunas, el zumo de los limones, el a.o.v.e. , la sal y el eneldo. Mezclar con las patatas y decorar con algunas aceitunas más.