La noticia ocupa hoy la portada de DIARIO DE CÁDIZ. En las obras de rehabilitación y remodelación del sótano de la calle San Juan, 39 en Cádiz, han aparecido parte de lo que fue el antiguo puerto de Gadir (Cádiz fenicio), sus cantiles y algunas dependencias compatibles con almacenes. Estamos hablando del siglo II d.c.  Los trabajos han sido dirigidos por Germán Garbarino, Pedro Fernández Quirós, y los arqueólogos Juan Miguel Pajuelo y Francisco Javier Ramírez. La Empresa constructora ha sido Gadium Mercator.

El sótano sobre el que se han realizado las actuaciones fue en su día la famosa taberna flamenca LA CUEVA DEL PÁJARO AZUL, descubierta en el año 1960 por los empleados de mi tío Manuel Fedriani Consejero, hallazgo con motivo de las obras de ampliación de su entonces Bodegas San Juan. Fedriani obtuvo la concesión al Ayuntamiento para su explotación como taberna y tablao flamenco, y por ella pasaron además de los mejores cantaores flamencos del momento, personalidades tan destacadas como el escritor Camilo J. Cela, el torero Juan Belmonte, el escritor José María Pemán o el premio nóbel Jean Cocteau. Personajes que dejaron su firma en el libro de visitas.

Lo del nombre se le puso por atribuir al sitio el haber sido la guarida del famoso bandolero gaditano «El Pájaro azul», lo que no deja de ser una suposición, aunque el bandolero sí existió. 

Dedico estas líneas a esta buena noticia del descubrimiento de estos restos arqueológicos que ofrecen información en el Cádiz fenicio, sobre el llamado canal Bahía-Caleta, hoy desaparecido, así como el proceso de su colmatación en la época romana, todo ello de gran valor histórico y patrimonial para la ciudad. Pero también hablo del tema por lo que La Cueva del Pájaro Azul significó para nuestra familia, y que yo conocí en mi adolescencia.

En esta taberna flamenca se celebraron bodas, bautizos y comuniones familiares de los Fedriani (apellido de mi madre), así como inolvidables reuniones de niños y adultos. Allí se servía buen vino de Jerez, además del blanco que se criaba en las botas de la bodega San Juan, frente a La Cueva, y cuyo propietario era también mi tío.

Además de compartir el enlace con la noticia del DIARIO y de la SER, traigo las direcciones de las noticias que he ido publicando sobre La Cueva del Pájaro Azul, a partir del día de su descubrimiento, por si alguien quiere obtener más información.

La noticia de hoy es sin duda una satisfacción para nuestra familia, vinculada desde los 60 a los años 70 a La Cueva, y que hoy vuelve a estarlo a través del apellido Garbarino, también emparentado con nosotros.

El espacio servirá para albergar de nuevo una taberna flamenca, al mismo tiempo que podrá exhibir este importante yacimiento, fundamental para entender la historia antigua de la ciudad de Cádiz.

Más artículos sobre La Cueva del Pájaro Azul