Un plato frío muy completo, ideal para compartir en familia y que debería hacerse con arroz integral, por aquello de ser más saludable. Lleva un poco de todo y está indicado para los días calurosos que vienen.

Ingredientes para 4 personas: 50 g de arroz basmati (mejor integral), 30 g de quinoa, 30 g de garbanzos pedrosillanos, 30 g de alubias blancas, 1 zanahoria mediana, 2 pimientos verdes cuerno de cabra, ½ cebolla roja, 1 puñado de tomates cherris, algunos espárragos y aceitunas, caldo casero de verduras y pollo, sal, vinagre de Jerez (utilicé oxigarum) y aceite de oliva virgen extra.

La noche anterior se dejan en remojo los garbanzos y las alubias. Por la mañana se cuecen juntos (mejor en el caldo), si bien los garbanzos deben introducirse con el agua ya caliente. Será suficiente ¾ de hora. Escurrir y dejar enfriar.

En un cacito con poco aceite se sofríe el diente de ajo sin que se dore. Se le añade el arroz y se saltea un poco, y se vierte el agua o caldo (doble de arroz) y se deja cocer hasta que se consuma el líquido. Reservar.

Lavamos la quinoa un poco y la ponemos a cocer en agua unos 10-15 minutos. Escurrimos y reservamos.

Pelar y trocear la cebolla, los pimientos, los tomates, la zanahoria y las aceitunas. Los espárragos deben cocerse durante un breve tiempo troceados antes de añadirlos.

En un bol disponer el arroz, los garbanzos, las alubias, la quinoa, las verduras troceadas, las aceitunas y aliñamos con sal, vinagre y aceite. Movemos todo y dejamos enfriar antes de servir.