El viernes pasado asistí a la webinar (conferencia virtual) «La alimentación y COVID 19, bulos y verdades«, impartida gratuitamente por el dietista-nutricionista Aitor Sánchez, (libros Mi Dieta Cojea y Mi Dieta ya no cojea). El seminario estuvo organizado por el Centro Aleris de Formación, que cuenta con un equipo de profesionales nutricionistas y tecnólogos de los alimentos. La charla duró algo más de una hora y sirvió para aclarar muchas de las dudas que todos tenemos en relación con los alimentos y la protección frente al virus Covid 19.

En primer lugar, dejo aquí el enlace al seminario para lectura de los interesados: 

Intentaré resumir:

NO HAY MODELO DE ALIMENTACIÓN PARA PREVENIR EL CORONAVIRUS: se trata de una infección nueva a la que nos enfrentamos, que se tomó al principio a la ligera y ha demostrado una gran capacidad de contagio por modos indirectos. Los alimentos no curan, y ahora lo más importante es el CONFINAMIENTO, LA HIGIENE Y LA DISTANCIA DE SEGURIDAD.

EL MEJOR CONSEJO: estar en un estado de normopeso, en general, como siempre. Porque los obesos tienen complicaciones con cualquier enfermedad (diabetes, síndrome metabólico, en resumen, estado inflamatorio). Enfermedades que se dan también en personas mayores.

LO IMPORTANTE: PRACTICAR UN ESTADO NUTRICIONAL SALUDABLE, CON DIETA SANA, no con el objetivo de perder peso. Ahora, tenemos que adaptar nuestra alimentación a una menor actividad física por el confinamiento, por lo que deberíamos restringir el aporte de hidratos de carbono (quitar o limitar arroz, pasta, patatas, etc.).

EL SISTEMA INMUNOLÓGICO: un único alimento no mejora el sistema inmunológico. Pero hay alimentos que sí lo perjudican y hay que evitarlos. Como factor protector está el ejercicio físico en las personas activas. Las personas sedentarias tienen más riesgo de infección.

LA ALIMENTACIÓN AHORA: hay que evitar estar comiendo todo el día, hay que reconciliarse con la saciedad y regular el apetito. Las verduras en crudo tienen especial interés, por conservar la propiedad protectora de sus minerales.

LAS SETAS, por ejemplo, fortifican el plato; también los frutos secos, el pescado azul, el ajo y el jengibre, la cúrcuma, y el tomate son alimentos a priorizar.

FUENTES DE VITAMINA D: se habla del posible déficit de vitamina D en la población, por efectos del confinamiento. Esta vitamina no es esencial, se activa con el sol. Hay un debate sobre su posible suplementación, pero es el profesional sanitario quien debe valorar la necesidad o no de suplementar. Estaría justificado en niños menores de 1 años y en mujeres gestantes o lactantes.

CAMBIO DE HÁBITOS DE COMPRA: hay que evitar exponerse a malas elecciones (bollería), facilitando decisiones entre alimentos saludables, y para no comer por impulsos. Sin perjuicio de tener en casa alimentos para ocasiones especiales. Por supuesto, hay que comprar en cantidades razonables.

Aitor Sánchez indica que el confinamiento es una oportunidad para empezar a comer de otra manera, junto a actividad física, luz, salud mental, estrés…). El estrés revienta nuestro sistema inmunológico.

Los cambios de hábitos necesitan ALGO MÁS QUE FUERZA DE VOLUNTAD,  también de algunos cambios en el entorno.

CONTAGIO A TRAVÉS DE LA COMIDA: los alimentos NO SON VECTOR DE CONTAGIO, sino solo de persona a persona, y en menor porcentaje, por superficies. Es importante pues el comportamiento del portador de la comida o quien la supervisa.  

(Ahora están aumentando las intoxicaciones por mal uso de lejía).

En los alimentos crudos, NO ES NECESARIO LAVARLOS MÁS QUE ANTES. Con la cocción, por encima de los 70ºC, se destruye el virus. EL MICROONDAS NO DESTRUYE. El que cocina debe protegerse con medidas higiénicas.

COMO ACTUAR AL VOLVER DE LA COMPRA:

1.- Dejar bolsas en el suelo.

2.- Lavarnos las manos.

3.- Sacar los alimentos, colocar en superficie.

4.- Eliminar embalajes innecesarios.

5.- Volver a lavar las manos

6.- Desinfectar la superficie.

ALGUNOS BULOS FRECUENTES:

Aspirar los vapores contra el virus. FALSO

Los secadores de mano destruyen el virus: FALSO.

De países infectados vienen alimentos infectados: FALSO (tardan mucho en el transporte).

EL vino es bueno para prevenir el virus. FALSO, aunque tal vez no sobreviva el virus, pero no significa que sea saludable, no ayuda, empeora nuestro sistema inmunológico. Beber vino debería ser por apetencia, no por adicción.