Esta receta dio mucho juego. Y fue entre otras cosas, porque llevaba un generoso sofrito. Pero el arroz siempre cunde. Lo preparamos en un taller de cocina en directo en el Gastromercado celebrado este domingo en la plaza de toros de Algeciras. 90 tapitas se sirvieron y hubo quien se quedó sin probarlo.

Ingredientes:

1 kg de arroz, 4 litros de caldo de pollo y verduras, 3 puerros grandes, 2 cebolletas frescas, 150  g de espinacas, 1 calabacín, ½ kg de guisantes frescos, 3 pimientos grandes de freír, 4 dientes de ajo, perejil, 300 g de jamón de bellota picado, sal de salinas de Cádiz, aceite de oliva virgen extra y 3 cucharadas soperas de moringa en polvo.

Para el caldo: 150 g de espinacas, restos verdes de 4 puerros, 1 apio, 1 nabo, restos de brócoli y coliflor, y cuartos traseros de pollo.

Preparamos el caldo el día antes con todos los ingredientes (y el pollo sin piel), dejándolo hervir durante una hora más o menos. Yo deseché la verdura, si bien se puede aprovechar.

Picamos los puerros, las cebolletas, las espinacas, el calabacín, los pimientos verdes y tendremos pelados los guisantes.

Hacemos el sofrito con toda esta picada y dejamos que se poche a fuego medio. Añadimos entonces el jamón en taquitos y dejamos hacerse un par de minutos.

Mientras, hacemos un majado con los ajitos pelados, perejil y un poco de sal, y lo añadimos a la cazuela.

Ponemos la moringa sobre el sofrito y la extendemos un poco. 

Añadimos el arroz, salteamos y enseguida vertemos el caldo, midiendo con el arroz (serán necesarias tres-cuatro partes de caldo por cada una de arroz). 

Dejamos quince-veinte minutos, a fuego fuerte al principio y luego a fuego suave. Corregimos de sal.

Para ajustar otras raciones, es cuestión de calcular las proporciones. La moringa le añade al arroz un toque herbáceo que combina perfectamente con toda la verdura que hemos empleado en sofrito, caldo y acabado.