Acabo de proponer por mi cuenta un nombre al método de “Cocinar en pocas horas para toda la semana”, aprovechando al máximo los recursos y cocciones de alimentos, tal como indica la página Directo al Paladar, solo que ellos lo denominan Batch Cooking, siguiendo la tendencia anglosajona en las denominaciones. Pero creo que debemos bautizar a esta actividad con un nombre español, la GUISOTADA SEMANAL, pues tiene o puede tener un alcance de siete días como mínimo, evitando la improvisación.

Dicen que esto de cocinar un día para varios, la GUISOTADA SEMANAL, está de moda, pero la verdad es que nuestras abuelas y madres lo han estado practicando durante años porque no tenían más remedio, si querían ofrecer un menú casero y sano en almuerzos y en cenas para la familia. Decían que era un modo de organizarse en la cocina, pasando en ella el menor tiempo posible, pues había muchas otras cosas que hacer en casa. Pero claro, esas cocineras a las que les debemos tanto, no eran “influencers” ni presumían de su modo de trabajar.

Pero sigamos con el titular y veamos las ventajas de ponerse a cocinar por adelantado:   

La primera, es la de darnos tranquilidad. Porque a través de la GUISOTADA SEMANAL, realizada durante una mañana o una tarde cualquiera, mejor de modo sistemático y a nuestra comodidad, tendremos un interesante fondo de nevera o congelador con alimentos disponibles en formato cocinado o a medias, para ir sacando a medida que pasen los días, y podremos montar menús variados, sin tener que acudir a comidas preparadas, que todos sabemos lo que son, de peor calidad que la que podemos elaborar nosotros mismos.

La segunda es el hecho de mejorar nuestra dieta, en calidad, cantidad y en coste. Porque con este sistema vamos a ahorrar consumos energéticos, con el consiguiente beneficio también para el medio ambiente, minimizando desperdicios. Y seguro que vamos a alimentarnos con la mejor relación calidad/precio. 

El artículo citado arriba da algunas claves para la práctica de la Guisotada Semanal:

-Hacer listado de platos que vamos a consumir durante cada dia de la semana. Aquí vamos a aprovechar los ingredientes comunes de varios platos, sobre todo de verduras, que podremos intercalar durante la semana.

-Planificar las compras y los menús, sin demasiadas complicaciones, pero teniéndolo todo previsto. No debemos olvidar las legumbres, que deben estar presentes un par de días a la semana, al mediodía para platos calientes.

-Haremos la lista de la compra según lo que vayamos a cocinar. Esto es muy importante. Los productos frescos tal vez tengamos que congelarlos antes y descongelarlos la víspera de la GUISOTADA, para guisar con ellos. 

-Fijaremos el día para cocinar.  En unos casos, pondremos a refrigerar y en otros, congelaremos, y los guisos mejor en raciones individuales, así aprovecharemos todo. Necesitaremos rotular con etiquetas los nombres de lo que va en cada recipiente y su fecha. 

Lo bueno de este sistema es que al congelar, lo tendremos disponible para la siguiente semana (guisos de pollo, de ternera, de pescado o legumbres, etc). Y como ejemplos: pisto de verduras, que podremos sacar para un almuerzo, la cena del día siguiente, hasta acabar, y que se conservan varios días en frío.

Los primeros platos serán calientes, calentados en microondas tras su descongelación o en el horno convencional, o al baño maría. Y las ensaladas pueden ser frías y crudas como segundo plato (El orden de platos es según preferencias). Las tortillas de la cena se harán con verduras ya cocidas al vapor y que solo faltará saltearlas, con lo que ganaremos mucho tiempo.

Los filetes de pollo o pescado pueden descongelarse el día antes para que estén listos para la cena, acompañados de una buena verdura (judías verdes, puré de verduras, etc,). Las patatas aliñadas pueden aguantar varios días sin problemas, igual que los pimientos asados y aliñados.

La salsa de tomate para los macarrones puede estar hecha y congelada, y al descongelarla, solo quedará cocer la pasta. El arroz cocido y salteado (basmati) nos puede durar dos o tres días, siempre en frío. Es cuestión de calentarlo antes de servir.

La planificación de la GUISOTADA es complementaria de la GUISOTADA de VÍSPERAS, pues el día antes deberíamos tener prevista la comida del siguiente.

A mi me toca la guisotada semanal el próximo martes por la mañana. ¿Y a ti?