Se viene celebrando en estos días en Madrid, el Congreso Internacional Madrid Fusión, el gran escaparate mundial de la gastronomía en el que España tiene un papel relevante. El evento es una puesta en común de presentaciones, fruto de investigaciones y talento, en un entorno dinámico, pionero y casi futurista de la cocina. Lo cual no deja de ser muy positivo.

Junto a todas las novedades, apuestas y exhibiciones de Madrid Fusión, hay una que merece la pena comentar por referirse a uno de los alimentos más deliciosos, tradicionales, saludables y versátiles: la aceituna de mesa, que ahora en manos expertas, va a convertirse en centro de atracción gourmet. Todo ello gracias a la Organización Interprofesional de la Aceituna de Mesa, Interaceituna.

“La reinvención de las aceitunas de mesa” es el título de la campaña que el sector ha puesto en marcha para divulgar el gran potencial culinario de este alimento. Y con tal motivo, durante el Congreso se animará en el stand de Interaceituna a elaborar las mejores “aceitunas de autor”, para lo que medio centenar de chefs protagonizarán talleres de cocina en directo, bajo el título #elretodelaaceituna.

Y en medio de esta apuesta novedosa de la aceituna de mesa en la alta cocina, la provincia de Sevilla acaba de inaugurar sus IGP Aceitunas de Mesa Manzanilla y Gordal, en una apuesta más formal como aperitivo de barra, sin perjuicio de su introducción en la mejor cocina, como de hecho ya se está haciendo.

Aceitunas como tapa incondicional siempre, aceitunas en cocina fría, en elaboraciones complejas, aceitunas aliñadas de autor, rellenas de encurtidos, y de mil maneras. Un alimento antiguo, muy conocido en el sur, concretamente en la provincia de Sevilla y Huelva, que da muchos puestos de trabajo y prestigio a sus poblaciones. Un patrimonio gastronómico.

La aceituna de mesa está de moda, y, para los que no somos chefs, solo vulgares tapeadores, nos queda la obligación de exigir un producto de calidad y, sobre todo, de conocer las diferentes variedades de aceituna de mesa que existen, bien tratada en su aliño y manipulación, para disfrutarla con garantía. La aceituna no es una tapa cualquiera, es fruto directo de nuestros campos.