En estos días estamos asistiendo a informaciones sesgadas, noticias parcialmente ciertas, o lo que se está llamando fake news, que buscan soliviantar los ánimos del lector. Lo mismo ha estado pasando y pasa en lo relativo a la alimentación, que a través de internet y redes sociales, se publican consejos y noticias inquietantes e incluso alarmantes sobre alimentos, dietas y costumbres alimenticias, sin ninguna base científica.

El Instituto #Salud Sin Bulos ha publicado un interesante documento que viene a desmentir y a poner las cosas claras, sobre todas aquellas noticias que no tienen fundamento en estudios científicos, y que sin embargo el público en general lo asume como cierto. El documento se llama I Guía de los Bulos en Alimentación, en la que han participado como autores Gemma del Caño (Farmacéutica), Pablo Ojeda (dietista-nutricionista) y Beatriz Robles (tecnóloga de los alimentos).

La Guía es un manual imprescindible para aclarar malentendidos en el mundo de los alimentos, y aquí pongo algunos ejemplos:

¿El pan quemado de las tostadas provoca cáncer?.

¿A dieta puedo tomar leche entera?

¿La fruta por la tarde altera a los niños por la cantidad de fructuosa<’

¿Con diabetes puedo comer fruta?

¿Hay que añadir lejía a la verdura para limpiarla?

¿Es necesario consumir menos pollo si tienes un problema hormonal?

¿Es saludable comer legumbres de bote o verdura congelada?

¿Las frutas y verduras están modificadas genéticamente?

¿El zumo de limón depura?

¿Los edulcorantes son nocivos para la salud?

 

Podéis descargar el documento aquí: