Esta mañana he tenido oportunidad de entrar y recorrer los puestos del mercado de la Encarnación en Sevilla, una plaza de abastos moderna, rodeada de locales de hostelería y en el céntrico entorno de Las Setas. Iba buscando los garbanzos de Escacena (Huelva), los únicos –de momento- que tienen en Andalucía la IGP (Indicación Geográfica Protegida). Los comercializa la Sociedad Cooperativa Andaluza Campo de Tejada. Los encontré en el puesto número 10, que tienen además buena chacina al corte y conservas de calidad.

Por otro lado, decir que en la pasada feria de Andalucía Sabor, me regalaron en el puesto correspondiente, 1 kg de los llamadas garbanzos blancos de Fuentes de Andalucía (Sevilla), actualmente en proceso de gestión para envasado y distribución por la Cooperativa Ntra. Sra. del Rosario, y que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de la localidad. Aún no los he probado en cocina, espero que pronto haga con ellos unos buenos platos. De hecho ya se han celebrado en la localidad sevillana dos ediciones del concurso de recetas con estos garbanzos.

Y por último, tal como publicó en su día la revista Cosas de Comé, en breve se comercializarán los garbanzos de Conil (Cádiz), bajo la marca de la Cooperativa San Patricio. De momento han organizado varias jornadas para darlos a conocer al público. Es el llamado garbanzo blanco lechoso, de gran calidad. El garbanzo es la legumbre de mayor producción en la provincia de Cádiz, y es muy habitual encontrarlos expuestos para comprar en las ventas de carretera. Habrá que seguirle la pista a esta buena legumbre.

Junto a estos datos garbanceros de Cádiz, Huelva y Sevilla, esta última es la mayor productora de garbanzos de Andalucía y de España, con un 60% del total de producción. España obtiene además el 40% de los garbanzos de la U.E., que además ha incrementado su producción en un 60%.

Los garbanzos son un alimento ideal para la dieta humana, suponen una agricultura sostenible y protegen el suelo, además de necesitar poca agua. A pesar de la gran potencia productora de España, todavía importamos garbanzos, si bien las cifras de este tráfico han disminuido.

Los productores españoles se quejan de la proliferación de las marcas blancas en los garbanzos, en detrimento de las marcas de origen.

Son datos que permiten ser optimistas en el consumo de legumbres y más concretamente en los garbanzos, uno de los alimentos más ricos, completos y fáciles de cocinar. Son muy combinables y sus elaboraciones congelan perfectamente. Deberíamos comer garbanzos al menos una vez a la semana. Me pregunto si los jóvenes de hoy saben guisarlos….

¡Vivan los garbanzos!