El pasado sábado dedicamos la mañana a una actividad muy interesante, organizada por la Asociación de Amigos de los Faros. Realizamos una visita en un grupo de quince personas, para conocer los tres faros activos que existen en la provincia de Huelva, de la mano de la firma PLATALEA, dedicada a mostrar el patrimonio y la naturaleza. Por este orden, subimos a los faros de Matalascañas, El Picacho (Mazagón) y El Rompido (el nuevo y el antiguo).

Los faros por lo general no están abiertos al público por motivos de seguridad, ya que pertenecen a la Autoridad Portuaria de la comarca costera correspondiente. Pero sí se pueden mostrar con el correspondiente permiso y en grupos reducidos.

MATALASCAÑAS: es un faro del año 1994, fruto de un concurso de ideas. Su diseño está inspirado en la película “2001, Odisea del Espacio”. Su torre tiene una original forma de triángulo equilátero con un vértice de cristales que lo alumbran interiormente. Su torre mide 20 metros, y su construcción se sitúa a 47 metros sobre el mar; cuenta con 143 escalones y su luz tiene un alcance de 3 millas.

Es el faro más moderno de los onubenses y lo demuestra su diseño.  Y por la época de su construcción, no lleva aneja la vivienda del farero. Los faros llevan automatizados unos 100 años.

Su interior lleva un gran aprovechamiento de luz, con sencillas escaleras, fáciles para subir, pues son de mampostería.

EL PICACHO (MAZAGÓN). Este faro se enciende en el año 1900. También se construye mediante un concurso de ideas, aunque éste quedó desierto en dos ocasiones. Se erigió para apoyar al puerto de Huelva. Es de forma octogonal con cúpula plateada. Mide 25 metros, y cuenta con dos balcones para elevar más la lente.

Este faro cuenta con un edificio de planta cuadrada con patio. En su época, albergó servicios y las viviendas para dos fareros, más otra para acoger al inspector en sus visitas. Actualmente –ya sin fareros- es un centro cultural y cívico para las asociaciones de vecinos del lugar.

EL ROMPIDO: aquí se conserva también el antiguo faro que funcionó desde 1881 a 1953, y que contaba con edificio para vivienda de los fareros. Estas dependencias se dedican hoy también a centro cultural y de ocio para asociaciones. En ese mismo lugar estuvo el desaparecido Castillo de San Miguel a modo de defensa de la costa. Su antigua lente se conserva en el Centro de Recepción del puerto de Huelva (al parecer ésta perteneció al antiguo faro de Cádiz).

El faro moderno fue construido en el año 1975, con 25 metros de alto y 25 millas de alcance. Es el más alto de Huelva.

Una visita muy agradable que nos hizo acercarnos al mundo romántico y tecnológico de los faros de nuestras costas, y nos permitió sacar impresionantes imágenes desde sus terrazas. Inolvidable jornada.