En lugar de comunicadores, este año nos ha tocado ir de voluntarios al evento Andalucía Sabor, colaborando con el programa solidario “Andaluces Compartiendo” , que desarrolla la Plataforma LANDALUZ, una asociación empresarial de marcas de alimentos andaluces. 

Hasta ahora habíamos asistido a este congreso gastronómico de alto nivel como un medio de comunicación bloguero más, y sobre todo por nuestra afición a las cosas de comer. Pero hoy miércoles nuestro trabajo consistió en solicitar la donación de alimentos a las diferentes empresas participantes en la feria de Andalucía Sabor. Los productos recogidos serán destinados a diversas entidades sociales, con la gestión de Landaluz, entre ellos el Banco de Alimentos. Y así lo hicimos.

Ha sido un modo distinto de recorrer el recinto ferial alimentario de Andalucía Sabor. Unos 400 expositores con marcas de todos los sectores relacionados con la gastronomía, ocupaban dos pabellones del complejo FIBES de Sevilla. A resaltar, los stands de las Diputaciones de Huelva, Almería, Jaén y Cádiz, cada uno de ellos con numerosas e interesantes firmas de dichas provincias, que mostraban sus productos más novedosos y tradicionales. 

Dentro del colectivo de empresas participantes, hubo que descartar inevitablemente las de bebidas alcohólicas (cervezas, vinos y destilados), dulces perecederos, embutidos y congelados (por la dificultad de conservar la cadena de frío); con lo cual, solo pudimos involucrar a las firmas del sector del aceite, frutos secos, conservas y legumbres, productos que pueden almacenarse sin problema durante varios meses antes de su consumo. 

Ni que decir tiene que todo lo que se muestra en Andalucía Sabor es de la máxima calidad e innovación, es decir, alimentos de primera división. 

Dedicados a contactar con los expositores para esta finalidad solidaria, nos hemos perdido los talleres de Cocina en Vivo que se han impartido a lo largo de la mañana, y entre los que había de todo: nuevas técnicas culinarias, elaboración de pan, catas de vino, cocina del atún rojo, novedades de aceites, nueva hostelería, tradiciones gastronómicas y una charla sobre la Inteligencia Artificial, a cargo de nuestro amigo Pierre Huby.

En resumen, Andalucía Sabor tiene siempre interés por una o por muchas cosas. Aparte de ser pasarela de cocineros estrellados, sirve para dar a conocer a pequeñas y medianas empresas, productores tradicionales, emprendedores arriesgados y motivados de la economía gastroalimentaria andaluza, y en esta edición, además, se han abierto las puertas a otras firmas del resto de España, como por ejemplo Cantabria (anchoas)  y Zamora (setas).

El proyecto Andaluces Compartiendo, que desarrolla desde hace años Landaluz,  dirige nuestra mirada a otros grupos sociales menos afortunados, al mismo tiempo que da valor a los alimentos como factor de integración, y sin son andaluces, mucho mejor. 

Hoy Andalucía Sabor nos ha mostrado su cara más solidaria, más social y más real en suma.