En el año 2015 asistí a una charla impartida por miembros de Ecologistas en Acción sobre la pesca en el mundo, su situación y sus problemas de gestión para la sostenibilidad medioambiental. Nos llevaba al consumo responsable de pescado y marisco, partiendo de unos sistemas de captura respetuosos y unas pautas para la distribución de pescado según temporada. La situación de la pesca y sus sistemas de explotación intensiva ponen en peligro no solo la diversidad de especies sino también la salud de nuestros mares.

Añado un resumen de las conclusiones de la charla de aquella ocasión:

-Es necesaria una gestión integrada.

-Hay mucha huella de carbono en esta actividad, con la dificultad de seguir la trazabilidad. Hay pesca de subsistencia (en negro).

-Se sanciona la pesca artesanal, con pescadores que ignoran la legislación y que incluso viven en exclusión social.

-Quitamos pescado a otros países con problemas de desnutrición.

-El tema de los descartes será difícil de resolver, así como detener la pérdida de biodiversidad.

-Debemos insistir siempre en el etiquetado del pescado.

-La acuicultura –sistema semi intensivo de pesca- es lo mejor, desde hace 1.500 años.

Pues bien, el pasado lunes, el cocinero gaditano Ángel León, propietario del Restaurante A Poniente (3 Estrellas Michelín), reunió en Caños de Meca (Vejer, Cádiz) a 80 cocineros procedentes de todo el mundo, junto a una serie de asociaciones de Defensa de la Naturaleza y algunos empresarios del sector alimentario. De esta puesta en común, ha salido un interesante documento con ocho puntos o compromisos para contribuir a la conservación del medio ambiente y sobre todo los mares. Así ha nacido la plataforma “Despesques”.

El documento señala:

  1. Los cocineros hemos acordado constituir Despesquescomo plataforma de información, formación y concienciación para el sector de la hostelería y la sociedad.
  2. Los cocineros hemos adquirido el compromiso de crear un equipo de trabajopara continuar la labor de Despesques buscando los recursos económicos necesarios para su sostenimiento.
  3. Nos comprometemos a reducir el uso de plástico de un solo uso, solicitamos a la industria que el plástico que produzca sea reutilizable y estableceremos un Día Sin Plástico en nuestros restaurantes.
  4. Apostamos por una acuicultura sostenibleexigiendo buenas prácticas e información al consumidor con un etiquetaje específico que informe sobre su alimentación y crianza.
  5. Nos comprometemos a elaborar un Manual de Buenas Prácticas Ambientales para restaurantesque optimice el aprovechamiento del producto y promueva la economía circular, materializándose en un test de sostenibilidad.
  6. Crearemos un modelo de reutilización, reciclado y separación de los residuos. que generen nuestros restaurantes que persiga reducir los consumos hídricos, energéticos e insumos no imprescindibles, y a evitar el malgasto de alimentos.
  7. Los cocineros nos obligamos a ser honestos con el producto y el clientedefendemos la temporalidadde los alimentos en nuestras cartas.
  8. Nos comprometemos a ser socialmente responsables, comunicar nuestras actividades en materia de sostenibilidad y predicar con el ejemplo.

 

Interesante declaración de intenciones por grandes profesionales del sector de la cocina, la alimentación y la hostelería en beneficio del bienestar marino. Todos a favor del clima y de nuestro futuro.

La segunda imagen es el sello de pescado sostenible que debería figurar en la etiqueta del pescado que compremos.

 

 

FUENTE: Cosas de Comé.