Es un local pequeño, irregular, con poco fondo, pero da de sí muchísimo. Y se demostró una vez más ayer, con motivo de la entrega de los II Premios de La Casapuerta (2019). Allí estuvimos, con el encargo además de entregar el premio de gastronomía a mi amigo Carlos Caburrasi, bloguero y divulgador de la cocina, con su web  Notengothermomix.

Según su creador, José Manuel Serrano Cueto, los premios “se entregan a diferentes personalidades que durante el año hayan realizado actividades en el bar y además sean clientes habituales”. Esto último es muy frecuente, pues La Casapuerta es un lugar muy acogedor.  Y por cierto, tiene varias cervezas artesanas de la provincia, y un buen café Arábica 100%. Ambas cosas no suelen ser muy normales en la hostelería.      

Diez personas fueron premiadas, procedentes del mundo del arte, la literatura, la investigación, la comunicación, el carnaval, la gastronomía y la amistad. Personajes todos interesantes antes y después de recibir estos galardones casi callejeros, pero llenos de significado. Por La Casapuerta ha pasado y sigue pasando Cádiz, sobre todo quien tiene algo que contar de su trabajo o de su afición, lo que convierte el lugar en un escaparate de la vida cultural gaditana. Además, los mismos clientes votan a los premiados.

Los premios de este año 2019:

* Literatura: Blanca Flores.
* Teatro: Pepe Bablé.
* Historia: Santiago Moreno.
* Ilustración: Fritz.
* Comunicación: Salud Botaro.
* Carnaval: Cadiwoman.
* Gastronomía: Carlos Caburrasi.
*Música: Luis García Gil.
* Negocio Amigo: 118. Cervecería del Mercado (Ricardo Reyes).
*Honorífico: Laura Cepeda.

 

Cada uno de ellos fue presentado por otro personaje afín, o incluso premiado el pasado año, como ocurrió conmigo.

Hubo palabras de los premiados y de los “entregadores”, y un cuplé de la chirigota femenina Cadiwoman. Todos ellos recibieron nuestra enhorabuena.

Una noche entrañable, con cambio de impresiones con todos ellos. Nuestra satisfacción por el premio entregado a Carlos Caburrasi, bloguero, aficionado a la cocina y a compartir sus técnicas y conocimientos. Es un buen ejemplo para todos, por su generosidad y orientación positiva. 

La Casapuerta es una iniciativa privada que –además de servir bebidas y aperitivos- trae las inquietudes de lo bien hecho en cultura y emprendimiento hasta el gran público, hasta la misma calle.