El verano, sus desplazamientos y sus comidas fuera hacen que se nos acumulen restos de alimentos en la nevera que es preciso aprovechar. En esta ensalada hay un poco de todo, y pueden combinarse en un plato fresquito y saludable.

Ingredientes para 3-4 personas: 300 g de zanahorias, 12 gambas, 25 g de arándanos azules, 25 g de piñones, 8-10 tomatitos cherry, 20 g de salicornia, 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, el zumo de una lima, un trozo de jengibre rallado y 1 diente de ajo.

Pelamos, despuntamos y rallamos las zanahorias y reservamos. Preparamos la mezcla de zumo de lima, aceite, sal y jengibre rallado en un bol. Pelamos las gambas y las salteamos con el ajo picado y la salicornia troceada, durante cinco minutos. Dejamos enfriar  y las sumergimos en la mezcla preparada.

Mezclamos: la zanahoria en el fondo, las gambas con la mezcla, los arándanos, los piñones y los tomatitos cherry. Corregimos de sal y dejamos un poco en la nevera antes de servir.