Después de haber visitado las plantaciones de moringa y probado su buena aportación a la cocina diaria, seguimos experimentando con este nuevo superalimento, procedente de cultivo cercano (del campo de Conil, Cádiz), y que solo añade beneficios en sabor y propiedades nutricionales. En esta ocasión lo hemos incluido en el guiso de unas papas con choco que han quedado geniales. Aquí lo cuento:

Ingredientes (para 3 personas)

1 choco de 1,5 kg, 2-3 patatas medianas, ½ vaso de vino fino, 1 cebolla muy grande, ½ pimiento rojo, 1 cucharadita de moringa en polvo, sal, aceite de oliva virgen extra. (Añadí un poco de caldo de pescado hecho con las piezas no aprovechables del choco). Este guiso no debe llevar demasiado líquido.

El choco deberá estar limpio y troceado. Picamos finamente la cebolla y ponemos a pochar con aceite en la cazuela; a los 5 minutos añadimos el pimiento rojo troceado, salteamos y ponemos el vino, dejando hacer todo otros 10 minutos más. Añadimos la moringa y removemos un poco y el choco, para cocer unos veinte minutos aproximadamente.

Y por último, poner las patatas peladas y troceadas, durante unos veinte minutos a fuego medio. Corregir de sal.

Estaba espectacular, porque además las papas cogieron todo el sabor. Eran papas de Sanlúcar, claro.