Los miércoles en casa están dedicados siempre a los garbanzos. En los meses de frío se elaboran en caliente como potaje, y con la verdura clásica. Pero una vez llegado el verano optamos por preparar garbanzos aliñados. Así lo hicimos la pasada semana, incluyendo frutas del bosque y algunas más de temporada. Un acierto.

Ingredientes para 3-4 personas:

100 g de garbanzos, ½ litro de caldo de verduras casero, 100 g de arándanos, ½ pimiento rojo, 1 pimiento verde, 1 cebolla roja pequeña, algunas ramas de cebollino, 2 piezas de paraguayos (o de peras), sal, zumo de limón y 3-4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

Los garbanzos se remojan durante toda la noche. A la mañana siguiente se aprovecha el agua para cocerlos junto al caldo de verduras que ya tenemos preparado. Cuando estén tiernos (algo más de una hora), los escurrimos y le vamos añadiendo toda la verdura limpia y troceada. Aliñamos con el limón, la sal y el aceite. Removemos bien

Un plato rico, saludable y que aguanta muy bien varios días en nevera.