El enlace de Diario de Gastronomía indica claramente que cada vez se consume menos pescado en los hogares españoles. Según declara FEDEPESCA (representantes de pescadería y tiendas de productos congelados) en su última Asamblea General, “en el año 2009 se consumían 29,9 kilos por persona mientras que en 2017 fueron 23,7 kilos. una caída de más del de 20%, que suponen más de 6 kilos por español en los últimos diez años”.

FEDEPESCA habla también de “la competencia en alza en un mercado menguante, con un aumento de las exigencias legislativas y burocráticas que amenazan la supervivencia del sector del pescado, tan relacionado con la calidad y los hábitos saludables”.

Se habla de falta de profesionales, de nuevos emprendedores con diferente orientación comercial y de una rentabilidad cada vez más ajustada. Las grandes superficies siguen su expansión y venden el pescado como reclamo por debajo del coste. El aumento de las ventas on-line es también otro factor a tener en cuenta. Otros temas que influyen son las normativas que regulan los horarios de apertura de los comercios, que favorecen la competencia desleal con otros formatos comerciales e incluso sin control sanitario o como la venta on-line, según indica FEDEPESCA. Además, hay consumidores muy desorientados ante tanta información.

Hay un retroceso del comercio especializado de alimentación, unido al aumento de las enfermedades relacionadas con el modo de comer y el abandono de las dietas saludables. Para el caso concreto de los productos pesqueros, se demuestra que consumimos un 25% más si compramos al especialista.

Personalmente creo que el consumo de pescado también ha descendido porque el consumidor no sabe cocinarlo, es decir, tiene poca información sobre el pescado como alimento.  No se sale del frito o el horno, y ambas elaboraciones son poco operativas para el menú diario y para su transporte. 

Primero no saben comprar pescado, ni dónde, porque hay pocos profesionales que puedan informar de su naturaleza, variedades, calidad y posibilidades en al cocina. Y, por supuesto, no conocen recetas eficaces para preparar un pescado y combinarlo luego con hortalizas o legumbres.

El pescado es un alimento joya de la dieta mediterránea, con mil facetas de consumo y preparación que merece la pena conocer y practicar.