Por diferentes eventos gastronómicos, llevamos cierto tiempo frecuentando la sierra de Cádiz, y descubriendo su cocina y sus productos autóctonos, como sus quesos, aceites, mieles, carnes, etc., y, por supuesto, sus mejores establecimientos y más destacados cocineros, que han visto aumentar su popularidad con su participación en el concurso Chefsierra, que ya lleva dos años organizándose en la comarca.

Fruto de nuevos contactos en la zona, y tras participar como jurado en el concurso Quesierra 2019, nos quedamos a almorzar el pasado viernes en Casa Pengue, un bar restaurante de cocina tradicional ubicado céntricamente en Bornos (Cádiz), con varios años de actividad, y con un buen cartel en el pueblo debido a su participación en los eventos gastronómicos locales, además de por contar con una línea de catering junto con el buen cocinero Fernando Naranjo. 

Bornos saltó a la actualidad en 2017 con una iniciativa que permitió recuperar mediante campaña de micromecenazgo una bella logia del siglo XVI, que posibilitó un evidente aumento de visitas turísticas. La localidad cuenta con casi 8.000 habitantes.

Casa El Pengue es regentada por Marcos A. Pengue, siguiendo la actividad del negocio de sus padres, que además ha conservado en carta algunos platos de su etapa anterior como el potaje de habichuelas de Bornos o la carne al ajillo. El Pengue tiene el formato de mesón clásico con terraza exterior, barra y comedor. Y su especialidad es la calidad de las materias primas, que son de primera división, como por ejemplo el marisco y el pescado.  

Comenzamos el almuerzo según indicaciones de Marcos. Éramos un grupo suficientemente numeroso como para afrontar cómodamente la degustación de una selección de platos: ensalada de escarola, canónigos, daditos de melón, queso azul, tomates, nueces, aceite de oliva virgen extra y reducción de vinagre de Jerez; siguió una muestra de langostinos y luego otro de quisquillas, al máximo nivel. Una ensalada de pulpo con salsa de mostaza estuvo a la altura, junto con las tostas de crema de queso Pajarete con anchoas del Cantábrico y unos tacos de atún salteados. Todo muy bien tratado.

Nos alegró la mesa un plato al centro de coquinas de Huelva, así como otro de puntillitas fritas de Sanlúcar (ambas excelentes). Y para completar, la clásica carne al ajillo (puntas de solomillo de cerdo maceradas a la plancha), plato estrella en el tiempo. Los postres, magníficos: tarta de queso con miel de tomillo y canela, así como un coulant de pistacho con helado de chocolate.

Casa El Pengue cuenta con variedad de arroces interesantes, que habrá que probar otro día (de carabineros, del señorito, con conejo y con setas entre otros).

Los vinos probados fueron gentileza de nuestro amigo Antonio del Mar (Andalucíadevino), Pasio (Bodegas Caballo, del altiplano de Sierra Nevada, 100% uva de Toro, 12 meses de roble americano); Dulas, de Bodegas Lagar de la Salud (100% uva P.X., seco de Montilla). 

En definitiva, un sitio muy recomendable para disfrutar tanto de los productos de la Sierra de Cádiz como de los pescados y mariscos de la costa.