Aunque el tiempo aún no se aclara –seguimos con lluvias y vientos- la semana pasada decidimos preparar el primer gazpacho de la temporada. Un entrante tan especial que sirve de introducción al resto de las comidas, en base a unos tomates llamados “asurcados” que ya tienen una calidad aceptable, esperando a que lleguen los de auténtica temporada. El gazpacho sigue siendo aquí uno de nuestros platos favoritos.

Ingredientes: 1 kg de tomates maduros, 3 rodajas de piña al natural con su jugo correspondiente, 150 g de fresas, 1 pimiento verde, ½ pepino, 1 cebolleta fresca, sal, vinagre y aceite de oliva virgen extra.

No pelamos los tomates, simplemente les quietamos el pedúnculo, al igual que con las fresas. La piña viene ya pelada y cortada de la frutería.

Ponemos en el robot todas las verduras y batimos con una velocidad alta durante un minuto aproximadamente. A continuación, añadimos la sal, el vinagre y el aceite y volvemos a batir.

Guardamos en la nevera hasta servir. El resultado es un gazpacho muy refrescante con el toque afrutado que lleva.

Viene siendo habitual escribir una entrada con el primer gazpacho de la temporada. Este año tampoco ha sido una excepción. Hay que hacer el gazpacho de cada día, auténtica joya culinaria, plena de vitaminas, que no te lo den hecho.