Auspiciado por la Diputación de Sevilla, tuvo  lugar ayer en el Consulado de Portugal la entrega de premios a los mejores “Vinos y Licores de la provincia”. Asistieron presidente de la Diputación, presidente de la Confederación de Empresarios de Sevilla, Cónsul de Portugal, diputados, alcaldes de la provincia, empresarios, bodegueros, comunicadores y otros agentes sociales. Fue la fiesta del vino de Sevilla, que tuve el honor de presentar con Fran León, sumiller de los vinos andaluces.

Los galardonados fueron:  

Umbretum Reserva Familiar, de Bodegas Salado, como mejor vino blanco; Lincesa Madera 2017, de Bodegas Viña Las Colonias de Galeón, como mejor vino tinto; M de Salado, de Bodegas F. Salado, en la categoría de vinos singulares; Elixir la Flor de Utrera. Licor Canela 36, de Destilería La Flor de Utrera, como mejor licor tradicional; y Yo Solo, de Bodegas Halcón, en la categoría de vinos de licor, aromatizados y vinos dulces.

A esta convocatoria se han presentado todos los vinos y licores producidos en la provincia de Sevilla, con las siguientes categorías: vinos blancos tranquilos y espumosos; vinos tintos tranquilos; vinos de licor, aromatizados y vinos dulces; vinos singulares de la provincia de Sevilla y licores tradicionales. Todo ello ha sido un recorrido por la diversidad de vinos y licores sevillanos, cuyas bodegas están siendo especialmente activas en creación y comercialización.  Y los premios buscan dar una mayor visibilidad a los vinos sevillanos, apoyando su consumo junto a la cultura enológica sevillana como atractivo turístico.

Un jurado de 22 expertos y reconocidos catadores elegidos entre personalidades relacionadas con el vino –sumilleres, críticos gastronómicos, enólogos y periodistas- ha sido el encargado de puntuar mediante cata a ciegas cada uno de los 72 vinos presentados, correspondientes a 19 bodegas y 11 destilerías de la provincia de Sevilla.

Además de los premios de cada categoría, se han concedido 7 medallas (3 de oro y 4 de plata) a otros tantos vinos y licores que han destacado en la cata por su alta puntuación, muy cercana a los premiados. Son Carioco ‘Oloroso’, de Bodegas Blanco, Lebrija Old 1986 de Bodegas González Palacios, Anís Dulce la Violetera, de Anís La Violetera, Medallas de Oro. Y Promesa de Rocío de Bodegas Alcaria, Turdetano Blanco Roble 2017 de Bodegas Salado, Pagos de Fuente Reina Tinto 2016 de Bodegas Fuente Reina, y Overo 2016 de Bodegas González Palacios, estos últimos medallas de plata.

Por nuestra parte, hicimos una introducción resumiendo las claves identificativas del vino de Sevilla: la historia, el terruño, la destilación, las variedades y la gastronomía. En este último capítulo, comenté la tendencia actual en la restauración sevillana de investigar para la recuperación de recetas antiguas de la provincia; empeño en el que están implicados varios buenos cocineros del territorio.  También llamé la atención sobre la necesidad de pedir siempre un vino de Sevilla, de la tierra.