Con un grupo de siete alumnos, finalizamos el pasado lunes un ciclo de cinco clases de cocina, que impartimos para la Asociación Apoloybaco de Sevilla. Hemos contado para ello con la cesión del magnífico espacio de las instalaciones de Bike Center, situado en los Jardines de Murillo, una de las zonas más céntricas de la capital. Han sido unos talleres de cocina básica, con un total de quince recetas elaboradas y degustadas. 

Potajes, guisos, pasteles, salsas, arroz, gazpachos, pistos, estofados, salteados, etc., han conformado un programa de recetas imprescindibles para gestionar y manejarse en la cocina del día a día, y para comer bien.

Como en otras ocasiones, también hemos dedicado tiempo a divulgar menús equilibrados, tratando de combinar los platos de modo que nos ofrezcan todos los nutrientes, y, por supuesto, hemos hablado de las compras de alimentos, así como de algunas técnicas de cocinado.

El grupo –formado por socios de Apoloybaco- ha creado un ambiente positivo y optimista alrededor de la cocina y sus circunstancias, que nos ha permitido cambiar impresiones, disfrutar de la charla, la práctica, la teoría y de la degustación de los platos elaborados. Aquí hemos aprendido todos.

En la imagen, con el fondo de bicicletas, una vez recibidos los correspondientes diplomas de aprovechamiento.

Gracias a este simpático grupo de personas interesadas en la cocina, y a Bike Center por sus atenciones. 

(En la imagen falta mi compañera Rocío, que tuvo que hacer de fotógrafo).