Si todos los ingredientes son buenos, la comida tiene que salir buena, decía un amigo mío. Y un producto cuya calidad condiciona muchísimo el resultado del plato es precisamente el bacalao, que tiene muchas versiones y diferentes niveles de calidad en el mercado. Por ello cuento aquí los sitios en los que –de momento- encuentro el mejor bacalao en la capital gaditana. Se admiten aportaciones con otros nombres de tiendas o proveedores. Pero yo solo conozco estos dos, situados en el Cádiz Intramuros.

EL BULEVAR: tienda abacería y productos gurmet. Buen jamón loncheado y picado en taquitos. Las mejores conservas de la provincia de Cádiz y las más prestigiosas de España. Vinos, licores, quesos autóctonos y embutidos selectos. Tienen el bacalao marca Supermar, uno de los mejores. Abren a eso de las 9 de la mañana hasta las dos y por la tarde de 5 a 9, de lunes a viernes. Excelente servicio y atención al público. El Boulevar es un clásico en Cádiz para la clientela que valora los productos gurmet y de cercanía como quesos y mieles de la provincia, junto a las más selectas legumbres. El Bulevar está en la calle Valverde.

LA CEPA GALLEGA: tras la jubilación del dueño, cerró sus puertas lo que ha sido durante muchos años un lugar de referencia como proveedor de suministros para barcos. Ahora, en esta nueva etapa, sigue teniendo las mismas mercancías que comercializaba anteriormente. Conservas, vinos de las bodegas punteras de Cádiz, y las más exquisitas conservas, por no olvidar el vermut, preparado con un ingrediente secreto igual que hace años. Y el bacalao Supermar, en lomos o desmigado. Abren de lunes a sábado en horario de mañana, y, últimamente, los jueves, viernes, sábados y domingos por la tarde. Está en la calle Plocia.

MERCADO CENTRAL DE ABASTOS, puesto número 147. Francisco Verdugo (El Chicla), es un pescadero que trae el bacalao Skrei, el auténtico bacalao fresco, cuya temporada finalizará tras la semana santa. Este pescado tiene muy buena relación calidad/precio y es muy interesante en la cocina, en la que se comporta como una pescadilla. Es otro modo de consumir bacalao, sin tenerlo que desalar.