Tuve la suerte de encontrar mero en el mercado de abastos. A mi pescadero le quedaba solamente una cola, y me la dejó a buen precio. La fileteó limpiamente y sacó el hueso central, que he destinado a caldo. No se me ocurrió otra manera mejor de cocinar este mero, -excelente pescado de una carne prieta, intensa y deliciosa- que al horno, al estilo clásico. Está claro, “de la mar, el mero…”. Y, solo lamentar las veces que lo han falsificado con otros pescados que no son más que sucedáneos.

Ingredientes: 600 g de mero, 1 cebolla mediana, 2 patatas grandes, aceite de oliva virgen extra, especias de algas, sal y un chorrito de vino blanco.

Vamos calentando el horno a 200ºC. Preparamos una fuente alargada de horno en la que vamos colocando las rodajas de las patatas peladas, así como la cebolla muy picada y un poco de aceite y sal. Introducimos todo esto al horno durante 15 minutos.

Retiramos la piel del mero y lo troceamos en tajadas.

Sacamos la fuente del horno y añadimos el mero, el vino, la sal, un chorrito de aceite y un puñado de especias de algas. Introducimos en el horno y dejamos 7 minutos por cada lado del mero. Servimos.