Una receta clásica y siempre bien acogida. En casa recurrimos mucho a los guisantes, que ahora están de plena temporada; y este plato se puso para la cena por su rapidez y simplicidad. El huevo debe quedar cuajado en el perol, aunque en realidad se nos deshizo. Pero el resultado viene a ser el mismo.

Ingredientes para dos personas: 100 g de guisantes frescos (peso ya pelados), 1 cebolla grande, dos huevos, un poco de vino fino, dos rodajas de chorizo sin aditivos, sal y aceite de oliva virgen extra.

Picamos la cebolla y la rehogamos en el perol unos seis-siete minutos. Añadimos los guisantes y el vino, y dejamos otros diez minutos para que se cuezan los guisantes y también se evapore el vino. Ponemos el chorizo picado, damos algunas vueltas y por último, los huevos (rotos) y la sal. Servimos.

Un plato riquísimo. No hay que complicarse para las cenas pero sí comer comida decente.