Es un plato muy similar al potaje de cuaresma, porque tiene similares ingredientes. Pero es un poco más rápido que el anterior, en el que todos los avíos van en crudo. Es cuestión de tenerlo todo preparado y comenzar la elaboración. Salió un potaje riquísimo. 

Ingredientes para 5-6 platos: 200 g de garbanzos, ½ de habas enteras, 150 g de guisantes ya desgranados, ½ vaso de tomate frito, caldo de verduras casero, 2-3 ajetes tiernos, 1 cebolla mediana, ½ pimiento rojo, 100 g de zanahorias, comino, tomillo y pimentón molido y aceite de oliva virgen extra y sal.

Dejar los garbanzos en remojo la noche anterior. Por la mañana escurrirlos y reservar el agua para junto con el caldo cocerlos durante algo más de una hora. Mientras, hacer un sofrito con los ajetes, la cebolla, el pimiento, y la zanahoria todo muy picado, hasta que se pochen. Poner también el tomate frito.

Cuando estén tiernos los garbanzos, añadir el sofrito, las habas, los guisantes, el pimentón, un poco de comino o tomillo y corregir de sal. Dejar que todo se cueza unos treinta minutos.