Caen las temperaturas y se oscurecen los días. Cambio de armario, la ropa de verano, tan alegre, tan ligera, debe dejar sitio a la oscura, que ocupa mucho más espacio con chaquetones, chubasqueros y pañuelos de cuello. Igual pasa en la cocina: platos calientes cogen el sitio a los fríos. Entrantes con vocación de refresco e hidratación cederán el protagonismo a preparaciones cálidas y humeantes.

No obstante, hemos despedido al verano con un gazpacho de remolacha riquísimo. Se trata de una receta de transición, porque la remolacha en otoño está en temporada. Luego hablaremos del pisto, designado como sucesor.

Ingredientes (5-6 raciones):

1 kg de tomates maduros, 400 g de remolacha fresca, 1 cebolla roja, 1 pimiento rojo, 1 pimiento verde, 1 diente de ajo, ½ pepino, el zumo de una piña cortada, sal, vinagre y aceite de oliva virgen extra.

Cortamos el tallo de la remolacha sin llegar al final, para que no se “desangre”. La cocemos durante media hora con fuego medio. Escurrimos y dejamos enfriar un poco. Le quitamos la piel y reservamos.

En el robot de cocina ponemos todos los ingredientes (los tomates sin pelar, solo quitamos el pedúnculo), junto con la remolacha. Batimos durante uno o dos minutos.

Destapamos la batidora y añadimos la sal, el vinagre y el aceite. El zumo de la piña le da un toque especial.

Es importante indicar que la remolacha debe ser algo menos de la mitad de la cantidad de tomate.

Y llegó el pisto, con sus matices, su complejidad verdulera, su sofrito director y su punto tomatero.

La receta la tenéis aquí: el pisto es casi todas las semanas el entrante obligatorio en casa. Lo único es que este plato depende de la calidad mínima del tomate que lo envuelve (y que está fuera de temporada), que debe pelarse, y por otro lado, juega con la calidad de las verduras, que deben estar muy frescas.

Esto es una sugerencia. Pisto de verduras, con mil recetas personales distintas, que podemos ir sacando durante la semana y que nos va a servir en almuerzos y en cenas. El pisto nos sacará de apuros con brillantez de sabor y composición saludable.