Nuevamente en el Bar La Casapuerta, atraídos por la charla sobre la “Historia y evolución de los Tosantos”, La fiesta gaditana única dedicada a los mercados de abastos, a los que tanto admiro y defiendo. La ofreció Paco Álvarez, representante de Asodemer, la Asociación de Detallistas de los dos mercados públicos de abastos que existen en Cádiz (Central y Virgen del Rosario). Asodemer, con 41 años de vida, que organiza junto al Ayuntamiento, la fiesta de los Tosantos. El acto de La Casapuerta, consiguió divertirnos y emocionarnos. Entre el público, profesionales del mercado, empresarios y algún extranjero que ya es admirador.

La introducción de Álvarez fue un “canto al mercado de abastos”, idea que como todos sabéis comparto al 100%. No puede haber mejores pescados, carnes y vegetales que en nuestros mercados.

Álvarez describió el origen de la fiesta, ligada al día 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos, y cristianizada (antes dedicada a los dioses romanos) por el Papa Gregorio III, en el siglo VIII d.c. . El nombre de la fiesta se abrevió en Cádiz, como Tosantos. Y ocurrió que en la fiesta de 1876, con el mercado en crisis, la autoridad decidió exornar el mercado con colgaduras y arañas de cristal, con bailes y banda de  música en la plaza cercana de Guerra Jiménez. Aquello atrajo al público e incrementó las ventas, convirtiendo a Tosantos en la fiesta tradicional de los mercados en Cádiz, hasta el día de hoy. Nuestro mercado central –construido en 1830- se limitaba entonces al recinto de columnas, reservándose la zona central para operaciones de carga y descarga pero también para espectáculos públicos como el circo.

En aquellos tiempos, la decoración del mercado en Tosantos consistía en adornar los puestos a modo de escaparates de la mejor mercancía para exhibir ante el público. En los últimos años, la tendencia ha sido la caracterización y escenificación en estos puestos, con temas y sucesos locales de actualidad, en clave de ingenio e imaginación popular. Y todo ello para competir en un concurso anual, con premios para cada especialidad: carnes, pescados, frutas, verduras y varios.

La fiesta de Tosantos ha cumplido ya 142 ediciones en Cádiz, habiendo desaparecido de las localidades vecinas de San Fernando y Chiclana. Como curiosidad, decir que el coste del exorno para el detallista supera al importe del posible premio. No obstante, está claro que su trabajo y participación es su mejor publicidad. Hoy adornan el mismo número de puestos que antes.

Álvarez repasó la evolución desde cada especialidad, todo ello con las imágenes de ayer (en blanco y negro, firmadas por el fotógrafo “Juman”) y de hoy (de llamativos colores).

Carnes: hoy las ordenanzas prohíben exhibir fuera del frío los productos como antes, pero se sigue decorando cumpliendo la normativa, con todos los productos cárnicos.  

Frutas: antes se decoraba con grandes y coloridas exposiciones para incidir en la calidad y calibre de los productos. Ahora se combina con maquetas, escenas teatrales o cinematográficas, y con la fruta tallada, la gran innovación de los últimos tiempos.

Pescados: fue Lola Porquicho quien “disfrazó” por primera vez a sus pescados, y Freire, otro pescadero, quien caracterizó al marisco. El resultado fue ingenioso y divertido.

Varios: aquí se incluyen otros puestos de encurtidos, panaderías, bolsas, quesos y rincón gastronómico. Y en él destacan detallistas como Félix Rivas, que recreó de modo magistral en su puesto escenas y edificios de Cádiz, incluso con movimiento, como el Teatro Falla a base de pasta alimenticia.

Son tres premios los que se conceden a cada especialidad en cada mercado, además del premio especial, el Pecci. Actualmente la normativa permite participar en el concurso y vender mercancía al mismo tiempo. Y un dato muy positivo es que incluso detallistas recién instalados en el mercado han participado en la muestra, como el Pan de Aida. Prueba de su atractivo.

Como viene siendo tradicional durante años, los escolares siguen visitando el mercado el día de la fiesta, para conocer puestos y participar en actividades y actuaciones infantiles. (Aquí me gustaría recordar al fallecido  Pepe Gallán, gran defensor y promotor de la fiesta de los mercados)

Hay que citar como acto de apertura la celebración del pregón, que se celebra en el Salón Regio del Ayuntamiento, y que este año ha tenido un brillo especial –en palabras de Álvarez-, a cargo de la carismática periodista Paz Santana, que lo ha dedicado a la mujer (Habrá que conseguir la grabación del acto).

Aunque en otros tiempos la celebración de Tosantos se desarrollaba el día 31, ahora se lleva a cabo el lunes anterior, por ser un día de menor venta, facilitando el trabajo de exorno para los detallistas.

Solo me resta felicitar a La Casapuerta por haber acogido este acto explicativo de una de nuestras más genuinas y originales fiestas. Y dar gracias a Paco Álvarez por el cariño y pasión que pone en su trabajo.

Y aquí van mis gritos de guerra: ¡Vivan los Tosantos! ¡Vivan nuestros mercados! ¡Más mercado y menos supermercado!