La hora de la cena siempre se nos echa encima. Volvemos de la calle y en casa ya empiezan a ponerse nerviosos porque tienen hambre y están cansados. Nosotros también lo estamos. Hay que darse prisa, poner la mesa y en poco más de diez minutos tener servida la cena. De eso se trata, de trabajar poco y de comer bien.

No sé por qué a veces nos complicamos tanto la vida para cocinar la cena. Bueno, y a veces no nos la complicamos nada, porque compramos cualquier comida basura o precocinada y con eso damos por cumplida la última comida del día. Muchas veces he dicho que la cena debe ser fácil de hacer, y con poco tiempo de elaboración; pero eso no significa que comamos cualquier cosa.

Esta crema de verduras –tan espesa como puré- me la dieron casi hecha en la frutería, pues a veces -no siempre- venden estas tarrinas con un surtido de verduras frescas y cortadas y limpias, listas para cocinar: coles, zanahorias, puerros, judías verdes, calabacín…. Con un peso neto de 650 gramos más o menos. Tengo calculado unos 250 gramos de verdura limpia por persona para este plato, así que saqué dos platos y medio.

Y esta es la jugada: medio vaso de agua por persona, ponerla a calentar en la thermomix, añadir la verdura cortada, dejarla 10-12 minutos a 100º y velocidad 1. Luego añadir sal, la especia deseada y un chorrito de leche. Triturar todo bien, y a la mesa. 

Rica verdura, rico plato y digestivo. Como maridaje tortilla francesa para cada uno o un huevo duro que también sirve. Pan para acompañar y encima fruta. Cena lista y prueba superada sin haber incumplido las reglas básicas del equilibrio en la alimentación.

Está bien que un día hagamos una cena especial, con mucho proceso, pero eso no debería ser nuestra norma, como tampoco cenar de bocadillos.

Ya sé que esta receta es demasiado simplona, pero se trata de convencer a quien haga falta de que ésta es una buena opción para cenar, porque la verdura es imprescindible en todas nuestras comidas. Y con el robot no se pierden propiedades, pues el agua es la justa. También podríamos hacer un sofrito previo con cebolla o con puerros, que le daría más intensidad al plato, pero eso no es imprescindible. Esta crema fue nuestra cena ayer y nos encantó. La decoramos con sémola de verduras deshidratadas, que complementan el sabor.

En este blog damos más importancia al contenido que a los procesos, a la salud que a las técnicas.