Es difícil encontrar en Sevilla (y en muchos sitios) conservas de pescado de alta gama. Es decir: las de melva, atún de almadraba, caballa, hígado de bacalao, patés, etc., de elaboración artesana y de esas marcas conocidas y prestigiosas de esta parte de Andalucía (Huelva y Cádiz). En busca de ellas fuimos hasta Triana, a la calle Pagés del Corro, 43.  Y dimos por fin con “Cómete el mar”, un local luminoso y bien aprovechado en la calle Pagés del Corro que comercializa estos buenos productos en todas sus especialidades.

Tres años lleva abierto el establecimiento con Isabel Mauri y su marido al frente. Cómete el mar no es solo una tienda de delicatessen marineras, sino que también cuenta con un espacio gastronómico para catas, presentaciones de productos, cenas y almuerzos con cocinero, y para practicar una variedad de degustación llamada LATAPEO, que se han inventado ellos mismos, y que consiste en ir probando las buenas elaboraciones de sus conservas, la mayoría de ellas verdaderos platos complejos.

Cómete el Mar tiene el pulpo cocido, la mojama de Barbate e Isla Cristina con su IGP, el atún en manteca, la caballa con curry y guindilla, las sardinas ahumadas, las banderillas de atún, las salazones, etc. delicias artesanas todas ellas de nuestros océanos, listas para llevar a la boca.

Pero también pudimos encontrar vinos tintos y blancos, mermeladas, pan y picos artesanos, patés variados, etc., en un local para disfrutar de las mejores elaboraciones a partir de más selecto pescado, en el centro de este animado barrio.

Cómete el Mar es también un lugar de recogida de cestas de verduras ecológicas, lo que vincula aún más a sus clientes, que ya son amigos, porque también regalan amabilidad.

Muy recomendable.