Los 100 años de su muerte tal día como hoy, se van a conmemorar con una pequeña muestra (por falta de espacio) instalada en la sede de la Fundación Federico Joly Höhr, que organiza en el Centro Reina Sofía de Cádiz, gracias a sus fondos sobre Thebussem; noticia que también ha recogido el Diario de Cádiz y que permanecerá abierta hasta el 31 de diciembre. 

Mariano Pardo de Figueroa y Serna (1828-1918), nació y murió en Medina-Sidonia (Cádiz). Fue ilustrado, excéntrico, bibliófilo y gastrónomo, además de un experto en literatura cervantina. Firmaba y se hacía llamar Doctor Thebussem, una germanización de la palabra “embuste”, con el que construyó su propio mito.

Sabio y polifacético personaje, hijo de familia acomodada (su padre fue regidor perpetuo de Medina Sidonia además de tener un origen hidalgo), fue caballero de la Orden de Santiago y académico de la Real Academia de Historia.  Investigador, historiador, escritor, filatélico, coleccionista, articulista, abogado, aristócrata y gastrónomo. Su acomodada situación económica le permitía disfrutar de mucho tiempo libre, que dedicaba a sus muchas aficiones, una de ellas el escribir sobre cocina y gastronomía. 

De exquisita educación, Mariano Pardo de Figueroa recibió clases en su infancia de un fraile exclaustrado que le enseñó latín y filosofía. Más tarde, estudió derecho en Sevilla, Granada y Madrid, consiguiendo el título de doctor en derecho civil y canónico. Fue asiduo del Ateneo y de los círculos literarios y académicos de Madrid, viajando a Europa y África. Su casa de Medina Sidonia se conserva tal como él la dejó.

Su faceta de gastrónomo le hizo revalorizar la cocina española frente a la francesa, que estaba de moda por entonces. Dicen que “se llevaba un plato de cada almuerzo al que era invitado”. 

Fue un estudioso de la gastronomía española del siglo XVII y XVIII, especialmente de las cocinas reales. Escribió sobre todos los aspectos relacionados con la mesa: desde las influencias históricas en nuestra cocina y sus ingredientes, hasta aspectos considerados menores como manteles, vajillas, higiene, etc., o sobre la composición de los menús. Sus escritos son una delicia como lectura de investigación alrededor de la vida social y económica en España.

Dos libros del doctor Thebussem tengo en casa: «La mesa moderna» (Cartas sobre el comedor y la cocina, cambiadas entre el doctor Thebussem y un cocinero de S.M., 1888) y “Escritos Gastronómicos” recopilación de Jesús Romero Valiente, 2011.

Mariano Pardo de Figueroa fue amigo de Menéndez Pelayo, de los sevillanos José Gestoso y Luis Montoto, y de los gaditanos Eduardo Benot y Adolfo de Castro, aparte de contar con muchas amistades políticas por moverse en círculos distinguidos. Su pensamiento y sus investigaciones han llegado a nuestros días gracias a sus miles de documentos epistolares, en los que analiza y describe costumbres, eventos y sucesos relacionados con las cocinas reales y la culinaria de los grandes banquetes. Fue un completo gastrónomo en el mejor sentido de la palabra. Y es un orgullo que fuera gaditano.

Que pan blanco y limpia mesa/abren las ganas a un muerto”…

 

La muestra sobre el doctor Thebussem estará abierta en el Centro Reina Sofía de Cádiz, hasta el 31 de diciembre, en horario de 9 a 21 horas. Para solicitar una visita guiada, escribir al correo : fundacionfedericojolyhöhr@gmail.com.