Sobre esta receta de Directo al Paladar que habla de pollo al estilo persa, he hecho mi propia versión, un poco más corta en ingredientes,  a base de avíos más simples o más usuales en nuestras cocinas. Y el resultado ha sido muy aceptable, siendo una receta muy sencilla.

Ingredientes: 600 g de pechuga de pollo (mejor de corral), un puerro grueso,  un diente de ajo, una rama de canela, varias cucharadas soperas de tomate frito casero, hebras de azafrán, media cucharada de comino molido, un puñado de pasas de Corinto, zumo de un limón y ralladura (opcional), perejil picado, sal, aceite de oliva virgen extra, y agua o caldo de verduras casero para cubrir el pollo. 

Limpiamos de grasa,  troceamos las pechugas y le añadimos sal. En una cazuela con aceite ponemos los trozos a dorar a fuego fuerte. Reservamos.

En la misma cazuela (añadimos un poco más de aceite si es necesario), freimos el puerro muy picado junto con el diente de ajo y la rama de canela, a fuego medio durante unos diez minutos.  Añadimos las cucharadas de tomate frito, el azafrán, el comino y las pasas. Dejamos otros diez minutos todo.

Ponemos el pollo, el zumo de limón y la ralladura y salteamos, añadiendo el agua o caldo necesario. Corregimos de sal. Dejamos reducir el agua, que será alrededor de treinta minutos a fuego medio. 

El resultado es un pollo con un ligero toque exótico.