Es un plato frío que sirve para aprovechar sobras de salmón al horno, por ejemplo, o cualquier otro pescado cocido. Con el arroz se le da una segunda vida. Nosotros teníamos unos 150 gramos de salmón ya horneado, y que pelamos y desmenuzamos.

Ingredientes, 4 personas:

150 g de arroz normal, 150 g de salmón cocido u horneado, pimientos del piquillo o rojos de asar, salsa de tomate (1/3 de vasito), aceitunas verdes (cortadas por la mitad), zumo de un limón, cucharada de especias de algas y sal a gusto.

Cocemos el arroz unos 12-15 minutos, lavamos, escurrimos y reservamos. Desmenuzamos el salmón ya sin la piel. Preparamos y mezclamos el resto de los ingredientes con el arroz.

En un molde alargado, vamos colocando sucesivamente capa de arroz con sus ingredientes, de salsa de tomate, de salmón y así hasta la última que debe ser de arroz. Apretamos bien la mezcla. Dejamos en la nevera unas tres horas antes de consumir.