Como en años anteriores, el 10 de agosto tuvo lugar la recreación histórica del acto de concesión, bendición e izado de la bandera de los Artilleros Voluntarios de Extramuros, en el patio de armas del castillo del gaditano barrio de Puntales. El año pasado, participé como relatora del acto, y en este volví a formar parte del grupo de figurantes del desfile. Estamos en 1812.

Pero la presente edición contó además con un sencillo y emotivo acto de homenaje al que fuera activista vecinal y mejor persona y amigo: José Manuel Hesle, vecino del barrio, fallecido hace ahora un año. Una pérdida para la convivencia ciudadana y para las inquietudes de progreso de la ciudad. Y ante todo, un pedagogo embajador de la buena voluntad, que no es poco.

De nuevo me vestí como una gaditana de la época, para desfilar junto con las mujeres de Puntales y marchar por las calles del barrio, hasta penetrar en el castillo, escenario del acto. Consiste éste en la lectura del decreto por parte del Consejo de Regencia doceañista, que aprobó la concesión de la enseña al cuerpo de Artilleros Voluntarios de Extramuros; fue un reconocimiento al arrojo y valentía que demostraron en la defensa del castillo de Puntales durante la invasión napoleónica.

A continuación, se bendice la enseña que es llevada con solemnidad al paseo de ronda del fuerte para ser izada bajo la bandera nacional; todo ello, con el acompañamiento de los Voluntarios, representantes de las asociaciones históricas participantes, padrinos de honor y escoltada por militares de la Armada de esta Base Naval. La bandera queda izada, tal como en agosto de 1812.

 

En el acto participaron la Asociación Arrabal de Puntales, la Asociación Cultural Histórica Teodoro Reding (de Málaga), Asociación Histórica Cultural Isla de León (San Fernando), la Asociación de Recreación Histórica Villa de El Bosque, y la Asociación Histórica 24 de septiembre (de San Fernando), además de la representación popular, de la que formé parte un año más.

Acabado el acto, como ya dije anteriormente, la historiadora Hilda Martín pronunció un emotivo discurso de homenaje a José Manuel Hesle, escrito en clave de aventura marinera, en alusión al accidente que segó la vida de este líder ciudadano. Su viuda recibió un ramo de flores y se dispararon salvas de fusiles doceañistas en su honor. El barrio de Puntales le recodará siempre. 

Este tipo de actos de recreación sirven para identificar y vincular al pueblo con su historia, para que nunca se olvide lo que fue, y más aún cuando se trata de un barrio alejado del casco histórico de Cádiz, que no por ello fue menos importante en la defensa de la ciudad.

En el transcurso de la celebración, hubo acompañamiento musical con piezas de Granados, Albéniz, Chueca y Valverde, que concluyó con la Marcha de Cádiz, del maestro Chueca. 

Enhorabuena al trabajo de la Asociación El Arrabal de Puntales.