Pues sí, y son ocho apellidos gaditanos: Juan Antonio Vila Martínez (editor y promotor), Moisés Camacho Ortega, Cristina Díez Rodríguez, Rafael A. Jiménez Gámez, José Manuel López Eliso, Desirée Ortega Cerpa, Javier Osuna García y Jesús Romero González. Entre todos han dado a luz el primer libro dedicado a “La Casa de la Camorra de Cádiz”, un recorrido por los últimos 250 años de los usos de este espacio gaditano, que hoy es calle Arbolí número 7. Y lo sabemos porque ayer se presentó dicho libro en el mismo sitio –hoy Centro Municipal de Artes Escénicas-, cuyo patio albergó a más asistentes de lo previsto.    

Su promotor, Juan Antonio Vila, refirió los antecedentes de esta obra, desde sus trabajos dedicados a la investigación con la Asociación Economía del Bien Común. Su tesis, sobre el Asociacionismo gaditano en el siglo XIX, le llevó al escenario de La Camorra y sus muchas vidas. Y como prueba, los restos conservados de lo que fue su monumental fachada.

En esta casa, la Nochevieja de 1845, Franz Litz dio un concierto de piano. Pero sus comienzos fueron un teatro de Ópera Italiana, seguido por un Liceo Modernista (carnaval), El Kursaal gaditano, Teatro de Títeres, Casa del Pueblo, etc. La Camorra fue muchas cosas a lo largo de su vida, que comenzó con la reurbanización sufrida en la zona tras la construcción de la Catedral nueva.

Juan Antonio Vila recordó que hace justamente un año, los cursos de verano de la Universidad de Cádiz acogieron las ponencias relativas a La Camorra de todos los autores incluidos en el libro, siendo el primer paso para conformar un producto documental alrededor del espacio. Tuve la suerte de asistir a esos cursos, aunque ya previamente había visitado la Casa de la mano de Vila, en la que he estado en varias ocasiones. Y siempre me contagió su entusiasmo.

Jesús Romero González (doctor en Historia en UCA), fue el coordinador y valedor de los cursos de verano de esta Universidad que el año pasado dedicó varias jornadas a los usos de La Camorra. En esta ocasión presentó al grupo de escritores intervinientes en el libro. Magnífico el apoyo de la Universidad.

Cristina Díez Rodríguez (doctora en musicología): comentó como en La Camorra estuvo un Teatro de la Ópera italiana, que funcionó de modo continuado (siglo XVII), con estrenos europeos y los mejores cantantes de la época, traídos expresamente desde Italia. Cádiz estuvo a la altura de las grandes capitales de Europa en lo relativo a oferta operística.

Rafael A. Jiménez Gámez (docente UNED): su aportación al libro viene de su tesis publicada en 1991, premiada, y que trata de la labor de la Sociedad Económica de Amigos del País, creada en Cádiz en el siglo XIX. Allí se desarrolló un sistema de enseñanza con el método Lancasteriano, o de enseñanza mutua, a través del formato de monitores-alumnos. Era la realidad de la enseñanza de la época.

José Manuel López Eliso (arqueólogo): se refirió a la cultura de la burguesía del siglo XIX en Cádiz, su influencia, su poder económico, así como los signos de calidad de vida en la ciudad (agua potable, nuevo alumbrado de gas, nuevo cementerio, etc.). Todo ello alrededor de un Liceo creado para todos, pero con altas cuotas, para juegos de mesa, bailes, etc., incluido el Ateneo de Cádiz.

Javier Osuna García (experto en flamenco y carnaval), expuso su presentación alrededor de sus investigaciones sobre el Tío de la Tiza, que funda el Círculo Modernista en la Casa de la Camorra, en el mejor momento de su fama artística. Allí ensaya con su comparsa. Veladas, actuaciones, teatro, etc. Osuna citó algunas de las agrupaciones del famoso carnavalero autor de Los Duros Antiguos, que conoció el invento del fonógrafo, y cuyas funciones recogía la prensa de entonces. El Círculo cierra en 1906.

Desirée Ortega (doctora en Artes Escénicas), se refirió a su tesis sobre los Títeres de la Tía Norica, que se representaron durante 10 años en esta manzana de la calle Arbolí. También contó los orígenes de esta compañía, que no salió de la zona durante su vida. En breve podremos leer su tesis. Su intervención en esta obra, más que interesante, como la del resto de los participantes.

Faltó otro de los autores del libro –Moisés Camacho Ortega, historiador- a quien le tocó escribir sobre el uso como Casa del Pueblo, sede de los sindicatos obreros de la época, que tuvo que cerrar en julio de 1936 ante los graves sucesos militares, previos a la guerra civil. Otro interesante trabajo.

La Casa de la Camorra de Cádiz es un excelente documento histórico que completa una parte muy importante de la vida social, económica y asociacionista de la ciudad (siglos XVII-XX), en base al trabajo de investigación de estos ocho autores gaditanos. Hay que decir que falta incluir algunos otros usos que tuvo la Casa, a falta de contar con las investigaciones correspondientes.

El libro puede comprarse en las librerías Quorum, Manuel de Falla, Jaime, Papelería Ortega, Trimilenaria, Las Libreras y Plastilina.

(En este blog podéis encontrar más información, escribiendo en el buscador de la portada los términos “La Camorra”).