Tan versátil como el arroz o la pasta, el cuscús (copos de sémola de trigo) se presta a un montón de elaboraciones tanto en frío como en caliente. El cuscús normalmente se vende precocido, con lo cual su preparación es muy sencilla. Yo además lo herví en su día y lo congelé una vez escurrido. Por cierto, la mojama de atún está ahora siendo protagonista por haber conseguido su Indicación Geográfica Protegida, con las empresas de Barbate (Cádiz) e Isla Cristina (Huelva). Una razón más para emplearla en nuestra cocina, como fondo de nevera, y para las ensaladas veraniegas, por sus muchas propiedades.

Ingredientes: 100 g de cuscús ya cocido, 50 g de tomates cherris, ¼ de cebolletas, ½ pepino, algo de hierbabuena, zumo de una lima, un pimiento verde mediano, 50 g de mojama (IGP de Barbate e Isla Cristina), vinagre de Jerez, sal y aceite de oliva virgen extra.

El cuscús se vierte sobre una cazuela de agua hirviendo, se espera un poco y se apaga el fuego, dejándolo reposar de 5-7 minutos. Entonces, escurrimos con cuidado y dejamos enfriar.

Luego elaboramos la ensalada, con el cuscús, los tomates cherris por la mitad, el picado de cebolletas, el pepino, la hierbabuena, el pimiento verde y la mojama a lonchas. Regamos con el zumo de la lima, el aceite a gusto y ponemos a punto de sal.

Es una ensalada exquisita.