Domicilio y marca coinciden, así no se olvida uno de dónde está. Hacía tiempo que no íbamos a Rosario Uno, que hace poco cumplió su primer año de vida. El lugar tiene una excelente decoración, fruto de la rehabilitación de una antigua casa de comerciantes, que conserva su casapuerta (zagúan se dice fuera de Cádiz), y su almacén en planta baja con suelo de piedra de Tarifa. En ambos más un pequeño patio con rica puerta neoclásica, se distribuyen varios ambientes: contrabarra de tapeo ligero y  mesas de restaurante. Se puede acceder al sitio desde la calle Rosario o desde la trasera calle San Pedro.

La cocina es pequeña y visible desde todos los ángulos del establecimiento, y cuenta con un horno Jospel que dedica a carnes y pescados y que es su joya técnica culinaria. Continúa como jefe de cocina Juan José Sánchez Marabot, de larga experiencia en otros restaurantes de orientación innovadora en Cádiz.

Acaban de cambiar la carta, que dividen en “A nuestra brasa de carbón de acebuche”, “Tostas, ahumados y salazones”, “para ir picando algo fresquito”, “ruta tapacai” (con fritos gaditanos) y algunos postres interesantes.

En nuestra visita para almorzar, pedimos cuatro platos: ensaladilla dashi, pastel de habas, croquetas de espinacas y piñones, pavía de merluza, lomo de dorada con pasta de sepia y un bombón templado de torrija con helado de leche merengada de postre. Algunos son de la antigua carta y otros se han incorporado últimamente.

Del menú que probamos me gustaría destacar el pastel de habas: no solo es un plato para veganos, es una elaboración exquisita para todo aquel que ame las legumbres. Es una especie de hamburguesa perfectamente ligada que se come cómodamente. Lo dicho, nos sorprendió.

Rosario Uno es un lugar cercano para el visitante, con cerveza Origen, un servicio atento y está situado en el llamado Cádiz romántico, cercano a la Plaza de San Francisco. Ahora nos queda una visita nocturna en próximas ocasiones, para degustar su cazón en adobo, una de las joyas gastronómicas tradicionales gaditanas, incluidas en su carta de restaurante, y que no se encuentra fácilmente.