Esta mañana en el Mercado Lonja del Barranco, en Sevilla, hemos asistido a la presentación de “Mojama de Barbate” y “Mojama de Isla Cristina”, ambas con Indicación Geográfica Protegida (IGP) conjunta. Si es una gran noticia que nuestros alimentos consigan certificación de calidad, más lo es si un mismo producto lo alcanza en dos provincias andaluzas –Huelva y Cádiz-,  que pueden presumir de un mismo nivel gourmet para la mojama, un alimento de larga historia. El acto anunció que Mojama de Barbate y de Isla Cristina saldrán de ruta por los mercados gourmet de toda España.

Asistieron al acto la directora general de Industrias y Cadena Agroalimentaria de la Consejería de Agricultura y Pesca, Rosa Ríos; así como el secretario general y el vicepresidente del Consejo Regulador de las IGP Mojama de Barbate y Mojama de Isla Cristina, José Manuel Becerra y José María Vázquez.  

No todas las mojamas son iguales, por ello ambas mojamas onubense y gaditana han obtenido la primera IGP de productos secos salados, reconocimiento europeo de calidad en un origen geográfico concreto.

En breve, Mojama de Barbate e Isla Crtistina visitará de la mano del Consejo Regulador, las principales ciudades del país: Sevilla, Granada, Cádiz, San Sebastián, Almería, Valencia, Barcelona, Huelva, Jaén, Madrid, Zaragoza, Córdoba, Murcia y Málaga; con promociones y degustaciones en sus mercados gourmets.

En el acto de esta mañana, el cocinero Daniel del Toro preparó tres sencillas recetas con estas mojamas IGP:

Gazpacho de melón con mojama

Crema de berenjenas sobre regañá con mojama y

Banderillas de mojama, mango y mozzarella

Se trata de introducir en la cocina este manjar único que es la mojama con IGP Barbate e Isla Cristina, no solo como loncheado para tapas, sino también la cocina fría, en combinación con verduras, frutas y quesos.

Recordemos que la mojama se obtiene exclusivamente del lomo del atún, y se elabora mediante de un proceso de curación en salado y secado natural. Y el sello de la IGP garantiza su autenticidad y calidad, confirmando y regulando el proceso artesanal de su elaboración. Tiene dos categorías –Extra, procedente del interior de los lomos, pegada a la espina dorsal del atún- ; y Primera, procedente de los lomos alejados de la espina dorsal.

Gracias a la certificación de la mojama con IGP que ampara a un solo producto excepcional de dos provincias andaluzas, este alimento será diferenciado y protegido para el futuro. Y, por supuesto, Andalucía sale ganando en economía gastronómica.

Además, es un ejemplo a seguir para otros productos como por ejemplo, los quesos andaluces (entre ellos los de la sierra de Cádiz), que todavía no tienen Denominación de Origen Protegida.