Siento el retraso en publicar esta noticia, pero aquí va porque mereció la pena: del 7 al 9 de mayo tuvo lugar en el Casino de Tomares (Sevilla), la IIª edición de las Jornadas del Vino del Aljarafe El Sarmiento. Se trata de un conjunto de eventos en pro de la difusión del vino y la gastronomía sevillana y andaluza, organizados por la Asociación Andaluza del Vino y el Ayuntamiento de Tomares. Uno de los actos incluidos en estas Jornadas fue una cata de vinos de la Denominación de Origen Montilla Moriles, dirigida por Miguel Villa, en la que nos invitaron a participar.

Se cataron cinco vinos genéricos, si bien en esta D.O. (creada en 1932) existen 12 tipos de vinos. La comarca se extiende por 17 municipios de producción y con Córdoba capital como zona de crianza. La sierra de Montilla y la comarca de Moriles Alto son consideradas las de mayor calidad; en total, 4800 Ha dedicadas al vino, con 55 bodegas de diferentes tamaños pertenecen a Montilla-Moriles.

Ya en la antigua Roma se bebía vino de Córdoba. Más tarde el Islam prohíbe el alcohol pero éste incrementa su consumo con la Reconquista. Hasta el siglo XIX no comienza el sistema de criaderas y soleras, con la revolución en los vinos generosos.

Es interesante considerar el factor climático y el suelo (albariza) con gran riqueza de carbonato cálcico, y con una luz que madura la uva pedro ximénez, rica en azúcares. Montilla Moriles es la primera vendimia de Europa por clima, de inviernos suaves y veranos cálidos. El suelo permite raíces profundas a la planta, protegiendo el material vegetal.

La D.O. no incluye los tintos, si bien cada vez se producen más en esta comarca. El 85% de las parcelas se dedican a uva Pedro Ximénez y el 15% restante sobre todo a vinos jóvenes (verdejo, sauvignon blanc, etc.)

En Montilla Moriles se hace seguimiento a la uva, controlando los grados de humedad, con los 15º de P.X., uva de gran personalidad, y se cuida antes de llegar al lagar. Se utilizan levaduras autóctonas. Se controla la temperatura de fermentación, porque si ésta aumenta rápidamente, los vinos salen planos.

Catamos un vino blanco joven (PX, fruta fresca), un fino 100% PX (crianza biológica), un amontillado (PX evolucionado), un oloroso (crianza oxidativa solo, 20-25 años crianza)) y un Pedro Ximénez, (complejidad y azúcares).

Durante el acto, se hizo entrega a nuestro amigo Vicente Sanchís Belmonte, vicepresidente de la Asociación Apoloybaco (a la que también pertenecemos), de un obsequio como reconocimiento a la labor cultural y enológica que viene desarrollando en Sevilla y Andalucía desde hace más de quince años. El obsequio lo recibió de manos de Fran León, sumiller de los vinos andaluces.

Igualmente, se presentó el ajo negro, de la mano de Rocío López, ingeniero agrícola de la firma VORI, quien habló de las propiedades de este nuevo producto en la cocina, como son su gran poder bactericida y energizante. Se obtiene por un proceso del ajo fresco, sembrando el diente, y tras una selección se mantiene 8 meses en tierra, para obtener el calibre adecuado; y luego al horno, para conseguir el color negro. El ajo negro se emplea como ajo pelado, mousse, miel, con azahar, propoleo, azafrán, y también se venden en cápsulas de consumo inmediato. Aporta vitalidad, fuerza y alegría. De este producto hablaremos más adelante con alguna propuesta de receta en cocina.

Las Jornadas del Vino El Sarmiento buscan consolidarse como evento referente en el mundo del vino en Andalucía. Entre otras actividades, ofreció un concurso de catas por parejas que obtuvo una gran acogida de público.

El Sarmiento está dirigido al sector hostelero de la provincia sevillana y alrededores, además de a los profesionales y especialistas del vino como sumilleres y distribuidores.

Gracias a nuestros amigos de Apoloybaco y al sumiller Fran León, siempre tan atentos.