Al mismo local que fue La Marmita, en la calle Santa Teresa de Cádiz (Extramuros), acaba de retornar su antiguo jefe de cocina y propietario, Enrique Hidalgo, junto con un equipo experimentado para barra y sala (María y Guti). Ahora se llama Arrebol,; proyecto muy definido en el que apenas llevan tres meses. Entramos buscando mesa y no la encontramos, como si no se hubieran movido de allí por traslado y mudanza. Por algo será. Además de la preparación y formación en Escuela de Hostelería de Hidalgo, Arrebol cuenta con la garantía de los mejores proveedores tanto de carne como de pescado (incluyendo atún rojo de almadraba). Su cocina se inspira en los buenos productos gaditanos y la mejor elaboración.

Almorzamos en la barra bastante cómodos por cierto con algunas de las sugerencias en carta. En Arrebol tienen platos pequeños de gran exquisitez en presentación y combinaciones. Los platos llevan la denominación “al momento”, que da idea de la composición artesanal e instantánea de los mismos.

Ensaladilla de pulpo a la gallega al momento (correcta); Cucuruchos de guacamole y tartar de atún rojo de almadraba (ya los conocíamos, riquísimos); tataki de salmón con salmorejo caliente (plato genial, sorprendente, fuera de carta que probamos); y lasaña al momento de rabo de toro, verduras semipicantes, setas y bechamel de queso de cabra (un plato muy complejo y agradecido).

Dos postres tuvimos oportunidad de probar: espuma de yogurt con frambuesa y helado de naranja (delicioso) y un hojaldre de manzana, con crema pastelera de lima y manzana verde caramelizada (ohhhhh!!!!). Se nota sin duda el talento y nivel del cocinero.

El pan es obra de la firma La Cremita, de Chiclana (Cádiz), que ya hemos encontrado en otros establecimientos, de calidad y variedad. Y la mitad de su carta de vinos viene de la provincia gaditana. Con algunos interesantes por copas.

A pesar de lo reducido del local (menos de diez mesas), fuimos testigos de que se acomodó alguna que otra pareja con carrito de bebé. Eso es aprovechar el espacio.

El lugar ya ha sido visitado y degustado por Cosas de Comé.

Deseamos mucha suerte a Enrique Hidalgo por este nuevo reto hostelero, empezando casi de cero.  Su cocina lo vale.

Arrebol, comida, bebida y felicidad es su lema.