Cristina Galiano en su potente blog personal acaba de dedicar tres entradas seguidas al microondas, en las que califica de engañosas las  indicaciones y consejos comerciales de los fabricantes sobre este electrodoméstico. Galiano es especialista en nutrición y en técnicas modernas de manipulación de alimentos y de cocinado. Por ello y por su larga experiencia en formación, sus textos son de obligada lectura en el mundo de la cocina.

Galiano apunta que el microondas es el sistema más revolucionario de cocción desde la olla express, aunque es el gran desconocido.

Al ser muy interesantes para todos, he intentado resumir las tres entradas.

FUNCIONES: LOS MICROONDAS NO SON HORNOS AUNQUE LO PAREZCAN POR SU ASPECTO. NO HORNEA, SOLO CUECEN. Y auque la publicidad diga lo contrario (con potencia de 600 a 700 watios). Nos engañan cuando nos venden aparatos especiales para “cocinar al vapor” en el microondas, pues la cocción la produce el mismo microondas y no el cacharro. No hay que añadir agua ni otro líquido. No van bien los alimentos poco hidratados.

Todos los microondas descongelan bien, dando la vuelta al alimento cuando lo indica. Y cuanto más delicado sea el alimento que estemos descongelando más vueltas habrá que darle para que se descongele de modo uniforme y no se cueza. Las nuevas marcas no son más rápidas en la cocción, ni mejores que un horno convencional. Son dos aparatos diferentes (cocer y asar).  En ambos pueden elaborarse “papillotes”.

UBICACIÓN: todos los microondas necesitan espacio trasero libre, y se estropean al estar empotrados. Para usos de 1-2 veces al día, colocar en cualquier sitio. Si no, un sitio cómodo, a la altura de las manos.

RECIPIENTES: para calentar comida cocinada, casera o elaborada, NO DEBEN USARSE FIAMBRERAS DE PLÁSTICO, sino platos tapados, para que no sean recalentados sino regenerados, y a potencia media. Es mentira eso de tener un botón para mantener los alimentos calientes en modo espera. Es una mala práctica.

VAPORERAS O ACCESORIOS: son engaños. No son necesarios para cocinar al vapor en un microondas. Solo recipientes de vidrio con rejilla y tapa, sin agua, cerrados pero no herméticos, porque siempre aparecerá agua. No a los recipientes de silicona. Mejor los redondos con la máxima superficie útil posible, del tamaño del plato giratorio y poca altura. No tapar con film.

USO: para calentar la leche o los platos de comida cocinadas, o para cocinar. En el primer caso, solo es necesario asegurarnos de que cumplen las medidas de seguridad europeas.

TAMAÑO: si solo para calentar, será suficiente el tamaño de un plato tapado.

POTENCIA: con poca potencia basta si es solo para calentar.

CON GRILL: son más caros, para gratinar, pero no sustituyen al horno tradicional.

PARA COCINAR: no dejarse embaucar por los argumentos de los fabricantes. Las nuevas marcas sirven para algunas elaboraciones, muchas pero no todas. Ojo a las recetas absurdas.

REQUISITOS GENERALES: Potencia de salida de 800-900 watios. Espacio para los recipientes a emplear (no hondos y estrechos). Varios niveles de potencia para descongelar (la comida cocinada no se debe calentar nunca a máxima potencia). Hay que colocarlo en un espacio con aire alrededor. Que esté a la altura de las manos. La marca da igual (aunque solo hay una marca que da algo más, que es la función crisp, de Whirlpool, que hacen tortilla de patatas, nunca otras funciones). Sí para los bizcochos caseros.

NOTA: estas últimas entradas de Galiano no hablaban sobre el tema de la seguridad de los microondas, pues ya lo trató en su día. Nosotros en casa, lo utilizamos sobre todo para calentar (leche en desayunos y los platos de comida ya preparada con anterioridad). 

Fuente: Artículos de Cristina Galiano:

Microondas: calientas o cocinas

La mafia de los fabricantes de microondas

Microondas, cual comprar en 2018