Con cierto retraso voy publicando muchas noticias que hemos vivido en estos días, todas relacionadas con la cocina y la gastronomía. Una de ellas fue el pasado sábado día 7, en el que participamos en una jornada dedicada a las legumbres, en la Peña El Berrueco Gastro. El acto –que me gustaría que se repitiera todos los años- consistió en una pequeña introducción o charla por mi parte, y de un almuerzo a base de tres platos y un postre incluidos en mi tercer libro de cocina, “Los miércoles, legumbres”. 

A pesar de la amenazante climatología, tengo que decir que salimos muy contentos del acto. Se llenaron las mesas con los comensales previstos, que además fueron muy puntuales. Todos ellos mostraron interés en la cocina del cuchareo, y los platos que salieron de la cocina de El Berrueco estaban exquisitos. Por cierto, que causó gran sorpresa el gazpacho de habas, receta también incluida en mi libro. El menú lo completaron la tortilla de brócoli, garbanzos con chocos y poleás, servido como es habitual en El Berrueco en platos y soperas de corte clásico.

Todos sabemos que la cocina y la gastronomía unen, y despiertan curiosidades. Nos ha tocado vivir una época rica en noticias, datos, informaciones, juicios, etc., a través del gran invento de la comunicación. Y en todo este lío de internet y de las redes, las legumbres siguen siendo las mismas, en sencillez, utilidad, salud, naturaleza y precio. Un gran ejemplo y referencia para la cocina.

Mi agradecimiento a Amalia y Mamen por su imaginación, aplicación y cariño. Pasamos un rato estupendo, hablamos de cosas de comer y de nuestro Cádiz y su provincia. Y ellas -las legumbres-pusieron la guinda en el sabor y la presentación.

Y repito: me gustaría que se celebrara todos los años una jornada dedicada a las legumbres. Es cuestión de jugar con otras preparaciones, formatos o combinaciones en la cocina. Porque ellas lo merecen, y El Berrueco es sin duda un lugar adecuado para ello.