EPSON scanner image

El libro está editado por la Fundación Municipal de la Mujer y el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz  en el año 2001. Lo encontré en la librería de viejo Raimundo, por la que paso muy a menudo, tanto en busca de recetarios antiguos de cocina como de libros sobre Cádiz. Esta entrada va con motivo del día 8 de marzo.

Mujeres Emprendedoras gaditanas de un siglo (1900-2000) contiene fuentes de reproducción gráfica de los archivos histórico municipal y provincial, de las bibliotecas municipal y provincial, de colecciones particulares, de colegios oficiales, del Diario de Cádiz, de Peñas Flamencas e incluso de la Universidad de Cádiz, entre otras.

Es una auténtica guía de los movimientos laborales, culturales, artísticos o empresariales de las mujeres gaditanas en el último siglo. Se estructura en Mujer y cultura, Mujer y trabajo, Mujer y familia, Mujer y educación y Mujer y ciudadanía. Para mí es un valioso documento.

El libro describe los proyectos llevados a cabo por la mujer en Cádiz en diversos ámbitos, y su relación con el asociacionismo, las empresas, los servicios y la cultura. Como es lógico, dedica gran parte del texto a situarnos en el tiempo y explicarnos las grandes limitaciones y restricciones impuestas a las mujeres en su ansia por crecer y desarrollarse personal y profesionalmente.

Por citar algunos nombres, en el epartado Mujer y Cultura, habla de mujeres como la poetisa Enma Calderón, la escritora Pilar Paz Pasamar, la periodista Luisa María de Aramburu, la pianista Matilde de la Rosa, la cantante Leda Barclay, la violinista Enriqueta Moreno Mocholi, la abogada Mercedes Formica, la poeta Adela Medina, la titiritera Rosario Núñez, la bailaora Conchita Aranda, la coreógrafa Paca Briceño, la cantaora Mariana Cornejo, o la carnavalera Adela del Moral, entre otras.

En la sección Mujer y Trabajo se habla de la profesora de mecanografía Marcela Blanco, de las trabajadoras de la panificadora Eureka, de las cigarreras de la Fábrica de Tabacos, de la matrona Modesta Calvo, de la empresaria Pilar Baro, o de la locutora Carmen Coya,  etc.

Mujeres gaditanas que sobresalieron en épocas difíciles, trabajando fuera del hogar, en el comercio, la universidad, el mundo de las artes o en la medicina. Mujeres cuyos nombres hemos oído citar alguna vez a nuestros padres, y que rompieron moldes a favor de las que vinimos detrás. 

Mujeres que fueron el orgullo de Cádi y cuyos nombres y vidas deberíamos conocer.