Es cierto que no salimos de la receta clásica de pisto, un plato recurrente en nuestros menús semanales de invierno, por aquello de que se conserva muy bien y nos soluciona como entrante. Pero en esta ocasión hemos hecho algunas modificaciones al pisto tradicional, tomando como protagonista a la calabaza roja, de excelente textura y sabor dulce que da para mucho. Aquí va nuestra receta.

Y es que el pisto hecho en crudo es una cocción de la verdura sobre sí misma, en dónde el sofrito –y concretamente el tomate y su jugo- es el responsable del cocinado de todo lo demás.

Ingredientes: 1 puerro, 1 cebolleta grande, 1 pimiento verde, 1 pimiento rojo, ½ de berenjenas, 300 gr. De calabaza roja, 1/2 vaso de tomate frito casero, un chorreón de vino Pedro Ximénez, sal y una cucharada de sémola de verduras.

En una cazuela con el aceite justo ponemos a pochar el puerro y la cebolla muy picados. A los pocos minutos ponemos los pimientos troceados y dejamos otros cinco minutos; y enseguida añadimos el tomate frito. Tendremos preparados en trozos la berenjena y la calabaza.

Añadimos estas dos últimas junto al chorrito de vino, dejándolo evaporar unos minutos a fuego fuerte, la sémola de verduras y corregimos de sal.

Tapamos la cazuela y dejamos que se haga todo a fuego medio durante unos 40-45 minutos.

Es un pisto dulce riquísimo.