Pues sí. Fue exactamente el 8 de enero pasado. Empecé en 2008. No he querido recordarlo antes por no quitar protagonismo a eventos tan señalados como la publicación del libro de Charo, mi redactora, (Los Miércoles, Legumbres), que han coincidido por estas fechas. Pero ya hay que publicarlo. Diez años son algo, bastante. Comeencasa acaba de cumplir sus primeros diez años de vida. Espero que alguien me felicite, necesito alguna palmadita en la espalda.

Empecé escribiendo recetas y fotografiando platos en modo discreto, modesto, tímido. Continué contando pequeños eventos externos o propios, mis compras, mis opiniones…. Pero pronto empecé asistiendo a talleres de cocina dónde aprendía técnicas y combinaciones interesantes. Y luego escuché charlas muy ilustrativas sobre nutrición, medio ambiente, buenas prácticas y otras cosas por el estilo. Y poco a poco me voy involucrando con la comida y alimentación del mundo mundial.

Más tarde me hice voluntario para enseñar lo muy poco que sabía de cocina, pero lo que importaba era mi disposición. Y así fui contando y contando, escribiendo y escribiendo, hasta hacerme adicto a las publicaciones.

Nunca fui un fenómeno viral de esos que salen ahora, pero tampoco pasé totalmente desapercibido. Pertenecer a la clase media, a la popularidad media y tener una audiencia media es una suerte, un privilegio, creo. Mi vocación comunicadora es de largo recorrido. Hago lo que creo que tengo que hacer.

Y lo más importante de todo: las muchas buenas (en lo humano) y valiosas personas (en lo profesional) que he tenido la suerte de ir conociendo en todo este periplo. Ellas me han dado vida, ilusión, motivación y la fuerza necesaria para pertenecer a este pequeño gran mundo que es la comunicación gastronómica, en su mayoría alrededor de mi tierra, Cádiz y provincia.

Tengo ya diez años y estoy saliendo de la niñez, voy camino de la adolescencia. Ya puedo hablar de algunos temas con cierta seguridad. Pero aún me queda mucho camino por recorrer, mucha información por digerir y muchas opiniones por consolidar. Y poco a poco voy aprendiendo a cocinar.

Gracias a todos por vuestro apoyo y por asomaros a mi sitio web. Yo también os quiero mucho.