Unos filetes de buen pez espada descongelados sugieren hacerlos a la plancha como única alternativa. Aunque de fino calibre en grosor, admitían algún que otro “revolcón” en la cazuela a fuego medio y sobre una salsa presentable. Por ello, tomé la olla ultrarrápida, sin tapar al principio, y luego con una tapadera convencional, y me puse manos a la obra.

Ingredientes (3 personas): ½ kilo de pez espada en filetes, 2 puerros hermosos, 2 tomates maduros, 1 cucharada de harina fina (opcional), 1 chorro de vino fino de Chiclana, zumo de limón, cucharadita de hojillas de ñoras, cucharadita de especias de algas, sal y aceite de oliva virgen extra.

En una cacerola se ponen a sofreír los puerros muy picados. A los cinco minutos se le añaden los tomates rallados. Cinco minutos después la cucharada de harina, el vino y el zumo de limón, junto con las especias. Se remueve todo y se deja unos 10 minutos, para dar tiempo a que el vino se evapore.

Se colocan los filetes troceados, sin la piel y con un poco de sal, en tamaño bocado sobre la salsa y se dejan hacer, tapados,  unos 10 minutos a fuego suave.

Es opcional el pasar o no la salsa por la batidora. A mí me ha gustado dejarla tal cual.