Hace poco más de un mes abrió en Cádiz el local del empresario Eugenio Belgrano que lleva por rótulo “El Gaditano errante”, situado en calle Sagasta, 30. Su interior contiene la estructura de madera de un barco clásico –pieza a pieza- , que estaba en la que fue la tienda “Los duros antiguos” del autor de carnaval Antonio Martínez Ares, en la calle Beato Diego.

El establecimiento, con toda clase de artículos gaditanos –recuerdos, camisetas, libros, productos de alimentación artesanos de Cádiz, abre también los domingos por la mañana.

Vinos, cervezas artesanas, patés, aceites de oliva virgen, conservas de pescado, reproducciones de monumentos, carteles, camisetas, etc., pero también libros de autores gaditanos; y entre ellos, varios dedicados a cocina y gastronomía.

El Gaditano Errante es un buen lugar de referencia para el turista o visitante, por la cercanía con el Oratorio de San Felipe, un lugar de referencia obligatorio.

Por otro lado, muy cerca, en el número 40 de la misma calle, La Casapuerta Bar, organiza los domingos por la mañana su ciclo “La Casapuerta en su Punto”, que el pasado domingo dedicó a una degustación de pescado frito tradicional.

Fue uno de los detallistas del mercado de abastos, el pescadero Francis Chicla, quien preparó deliciosas piezas de cariocas, rayas, gallinetas, huevas y pescadillas, etc., que supuso un aperitivo original y muy gaditano, con un producto muy fresco y muy bien frito. La jornada finalizó con una degustación de raya en tomate.

Francis Chicla, representante de una generación de pescaderos de nuestro mercado de abastos subrayó que ofrece pescados a veces poco conocidos o menos populares, a pesar de que en su puesto todos ellos se filetean para facilitar su cocinado o su fritura.

Mañana de domingo en Cádiz en una calle con poca vida comercial los fines de semana, salvo por circuitos cofrades. Pero merece la pena aprovechar estas mañanas como hueco central del día.

El Gaditano Errante y La Casapuerta abren los domingos al mediodía, comprar y degustar.