Me salieron 12 albóndigas de tamaño considerable y muy jugosas por cierto. Creo que acerté en elegir una buena merluza –o pescada, como decimos en Cádiz-. La receta está adaptada a nuestros gustos. Y nos encantó.

Ingredientes: ½ kg de lomo de merluza (mejor fresca), 1 cebolla o cebolleta, 1-2 tomates maduros de calidad, 1 huevo, algo de miga de pan, leche para mojar (como medio vasito), algo de harina, aceite de oliva virgen extra, especias de algas (o perejil picado), medio vasito de fino de Chiclana y 1 vaso de fumet de pescado casero, y sal.

El pescado debe estar ya sin piel. Lo ponemos a tiras o a cuadritos. Introducimos el pan en la leche un rato. Mezclamos el pescado con las especias de algas, la miga de pan y el huevo batido. Vamos haciendo la masa. No puse ajo porque no me sienta bien, pero creo que es lo suyo.

Vamos haciendo bolas con la mezcla, añadiendo un poco de harina. Reservamos.

En un perol con aceite, sofreímos cebolla picada y dos ajitos. Añadimos los tomates rallados, el vino y dejamos evaporar todo. Cuando esté todo bien pochado, pasamos el sofrito por la minipymer.

Devolvemos la salsa a la cacerola  cuando esté bien caliente, hirviendo, introducimos las albóndigas. Dejamos que se haga todo unos diez-quince minutos a fuego suave y corrigiendo de sal.

Están riquísimas