Las coliflores son un plato obligatorio en casa junto con el brócoli. Pero en estos días fríos se trata de ponerla como sopa caliente y darle algún que otro toque especial. Tenía unas gambas sin cabeza que congelé hace casi un mes, y ya tocaba cocinarlas, así que me puse manos a la obra, previa descongelación de la gamba el día antes. El plato, riquísimo. Verdura y marisco se entienden bien.

Ingredientes para 4 personas: 1 coliflor pequeña, 1 cebolla mediana, ½ pimiento rojo, 2 tomates maduros, 400-500 g de gambas, ¾ litro de caldo casero, especias de algas o perejil, ½ vasito de vino fino, aceite de oliva virgen extra y sal. 

Cocemos la coliflor con el caldo de verduras justo, durante unos 15 minutos. Si nos hiciera falta más es cuestión de añadir. Reservamos.

En un perol con un poco de aceite ponemos a pochar la cebolla picada, el pimiento rojo picado y los dos tomates rallados previamente. Añadimos el vino fino y dejamos evaporar, junto con las especias de algas.

Sacamos el sofrito del perol y dejamos un poco de líquido para saltear las gambas, que habremos pelado previamente.

Cuando esté, añadimos todo a las coliflores: el sofrito y las gambas. Ponemos a punto de sal y servimos. Es un plato estupendo para entrar en calor.